elegir-seto-1

Un seto desempeña una doble función, decorativa y funcional. Lo mismo delimita zonas o crea ambientes naturales para otras plantas, que forma barreras impenetrables para mantener alejados a los intrusos y obtener la intimidad deseada. También protege del viento y del frío al resto de especies del jardín.

elegir-seto-2

Para plantar un seto el primer paso es cavar una zanja de 40 centímetros de anchura y dos veces el tamaño del cepellón de las plantas de profundidad. Añadimos estiércol o turba a la tierra extraída. Hay que recordar que es muy importante respetar la distancia de plantación entre ejemplares ( marco de plantación), que varía de 30 a 60 centímetros según la especie. Con el suelo algo húmedo, situaremos las plantas en línea, cubriéndolas con la tierra y luego apisonando. Por último haremos un alcorque para el riego.

elegir-seto-3

Las especies de hoja perenne, entre las que están las Coníferas, se plantan en los meses de septiembre y octubre o abril y mayo, y las caducifolias, entre noviembre y marzo. Si vienen en contenedor no hay problema; podemos ponerlas en cualquier época, excepto con fuertes heladas o sequías. Antes eliminaremos las malas hierbas, desfondaremos el suelo hasta una profundidad igual al doble de la longitud de la pala y mezclaremos estiércol o compost, que deberemos cubrir con tierra.

elegir-seto-4

Hay dos tipos de seto: formal o informal. El primero necesita ser guiado en sus primeros años para que adquiera una forma concreta y necesita de recortes periódicos para mantener su valor estético. El informal crece de forma natural, pero también necesita pequeños recortes, sobre todo de los tallos que sobresalen mucho del conjunto.

elegir-seto-5

La poda acelera la ramificación del seto y permite la entrada de luz hasta los brotes y tallos. Asimismo, es la mejor técnica para controlar su crecimiento. En general, los setos informales se podan una vez al año, eliminando las ramas largas o muertas. Para los arbustos con flor, lo mejor es cortar la madera florida todos los años tras la floración. En el caso de los formales que se vuelven poco manejables hay que rejuvenecerlos mediante una poda severa que deje al descubierto la madera. Tras ésta, regaremos y abonaremos para equilibrar la pérdida de follaje y que pueda producir nuevos brotes.

elegir-seto-6

Los setos de Coníferas son muy sensibles a los hongos. Por eso, si empieza a secarse hay que actuar con rapidez. Lo más seguro es que sufra un ataque de Phytophtora, hongo que ataca a las raíces y el cuello de las plantas y asciende por la corteza, que se desprende, acabando en la parte aérea. El resultado es la muerte en poco tiempo, porque su propagación es rapidísima. El exceso de humedad en el terreno es la causa más común de su aparición, por lo que el tratamiento incluye evitar que el agua de riego entre en contacto con el cuello de las plantas y pulverizar un fungicida. Otras plagas a las que se muestran sensibles son los ácaros, sobre todo la araña roja , y el hongo Seiridium.