Elegir los árboles según la forma
Cuando vayamos a elegir los árboles para el jardín, tenemos que tener muy en cuenta la forma que tienen. A diferencia de las plantas y los arbustos, toman un lugar definitivo y se deben elegir cuidadosamente con las dimensiones adecuadas según nuestra planificación y espacio disponible.

Si dispones de un jardín de gran extensión, puedes decantarte por las variedades grandes. Castaños, eucaliptus rojo, fresnos, acacias, álamos, cipreces… todos ellos suelen superar los 15 metros de altura y seguro que te vendrán muy bien. Si por el contrario tu jardín es más bien pequeño, tendrás que decantarte por especies que no alcanzan los 6 metros de altura. El aromo, la acacia verde, el “pata de vaca”, el árbol de judea o el canelo encajarán a la perfección.

También es importante saber si queremos colocar árboles de hoja caduca o perenne. Si quieres uno que siempre disponga de follaje, te vendrá bien el aromo criollo, las acacias verde y blanca, el algarrobo, el alcanfor o los eucaliptus rojo, cangrejo, aromático o macho. Muchas variedades de ficus y coníferas también te servirán.

Si los que necesitas son los que tienen copas redondeadas, puedes fijarte en la pata de vaca, el árbol orquídea, el naranjo amargo, el fresno de flor o el ciruelo rojo. Si te gustan más de formas columnares, te recomendamos la Araucaria columnar o la de Australia, el árbol botella, la lagunaria, el liquidámbar, el álamo gris y el tilo americano.

Por último, comentarte que podrás optar por árboles de forma llorona o pendular si las dimensiones del jardín te lo permiten. En esta clasificación podemos englobar al árbol pipermint, el abedul, el cedro del Atlas, el cedro del Himalaya, la haya y la morera llorona.