Eliminar la grama del jardín
Las malas hierbas son una de las pesadillas de los que sueñan con un precioso jardín en el que solo lucir sus preciosas plantas ornamentales, aromáticas o frutales acompañadas por un verdísimo suelo de césped natural.

En este sentido, la grama es una de las malas hierbas más comunes y pesadas de las zonas con clima continental y aquellas donde las heladas son más habituales. ¿A ti también te está trayendo de cabeza? Entonces toma buena nota de lo que te contamos y ponte manos a la obra con su eliminación y futura prevención… ¡Cuánto antes mejor!

Esta hierba de tipo rizomatoso tan típica en los jardines españoles puede desarrollarse desde los 10 a los 30 centímetros de alto, creciendo su tallo junto a la tierra y alargando sus lanceoladas hojas hacia todas direcciones con el fin, parece, de no pasar desapercibida.

¿Cómo hacerlo? En primer lugar debes conocer algunas de sus características básicas para reconocerlas desde el primer momento: a modo de ejemplo, esta planta proporciona unas diminutas flores de color violeta durante los meses más cálidos del año, de finales de primavera a inicios de otoño.

Para eliminar la grama del césped del jardín deberás arrancar todos los grandes matojos que se hayan establecido en el mismo, siempre asegurándote de que no quedan trocitos de mata en la tierra que puedan volver a brotar.

El método de eliminación será distinto en función de la cantidad y el tamaño de esta mala hierba en el espacio, pues si en los casos más leves bastará con pasar el rastrillo para limpiar las zonas afectadas en los más graves será mejor utilizar un herbicida que lo ataque directamente sin perjudicar al resto del césped (que sea residual).

Para evitar que queden huecos vacíos en tu suelo, apresúrate a replantar en las zonas afectadas para conseguir que tu jardín recupere su mejor cara.