Eliminar las hormigas del jardín
Ni en el parque, ni en casa, ni en el jardín: las hormigas son esos pequeños seres que más allá de las ilustraciones y los dibujos animados no despiertan demasiada simpatía en la mayoría de nosotros.

Especialmente cuando estos ‘insectos sociales’ se entrometen en la belleza y salud de nuestros cuidadísimos jardines. Si te preocupan las hormigas o si de hecho tu jardín está atravesando una molesta plaga de las mismas atiende a lo que te contamos y aprende cómo combatirlas.

Entre los daños más importantes que producen estos insectos podríamos mencionar las hojas y flores roídas, la destrucción de las flores y el consumo de su néctar, la construcción de hormigueros que puede acabar con las plantas, el robo de semillas y en general un aspecto a la vista y una sensación desagradable que no te permitirá descansar a gusto en tu propio jardín. El peor efecto de todos, no obstante, es que no solamente se conformarán con invadir tu espacio sino que además atraerán y colaborarán con el desarrollo de las plagas de pulgones (les gusta recolectar la melaza de los mismos).

Eliminar las hormigas del jardín
Lo primero para eliminar la plaga es localizar el hormiguero, lo que probablemente resulte evidente a la vista en tanto que las mismas dejan huella en su caminito. Aunque suene cruel (y quizá también lo sea), el remedio más efectivo para acabar con ellas será aplicar en el mismo algún espermicida o veneno; puedes aplicarlo varias veces y extenderlo también en las cercanías de la planta.

También puedes utilizar el producto mediante unos cebos que ellas mismas llevarán a sus hormigueros o aplicando el polvo con un trapo sobre el tronco de los árboles.

Si prefieres métodos más naturales y ecológicos puedes repudiarlas con el uso de algunos alimentos o plantas desagradables para las mismas como el ajo (plantado junto a la base de la planta), el tomillo, la menta y la lavanda. Sobre el tronco de los árboles puedes aplicar limón exprimido. ¡Verás cómo no tardan en huir!