Eliminar los insectos del jardín
A pesar de la creencia de que son malos, lo cierto es que los insectos son tan necesarios como peligrosos para las plantas. Sin embargo, conviene evitar su acción dañina con métodos naturales. Lo más recomendable consiste en sembrar plantas repelentes, las cuales podemos encontrar casi todas las que tienen flores azules, así como todas las aromáticas, tales como el romero o la lavanda. Por otro lado, estos productos químicos aromáticos producidos por las plantas también atraen a insectos beneficiosos que les mantienen lejos de las plagas de sus hojas, flores y raíces.

En el mundo vegetal encontramos más de trescientos tipos de plantas como el romero, la albahaca, el apio o la caléndula, que consiguen a repeler a una gran variedad de especies de insectos. Pero lo mejor de todo es que lo hacen sin apenas contaminar. Otras plantas utilizan sus químicos volátiles y aromáticos para atraer insectos que mantienen alejadas a las plagas de sus hojas, flores y raíces.

La fragancia que desprende la albahaca es realmente eficaz para mantener lejos a moscas y mosquitos, y así como a otros insectos voladores. También va muy bien plantar geranios aromáticos como la citronela en jardines o macetas. Otra planta que emite un olor repelente es el ciboullette, es genial para alejar a pulgones de la zona donde crece esta hierba. Mientras que la madreselva y la ortiga también son buenos repelentes. Incluso algunos insectos huyen de la menta.

Para mantener a raya a las hormigas, te recomendamos utilizar lavanda, para ello prepara una infusión, deja enfriar y pulveriza sobre las plantas. El resultado es casi inmediato. Las hormigas buscaran otro lugar para seguir haciendo de las suyas. Por otro lado, para eliminar los típicos nematodos (gusanos) del huerto, se aconseja plantar claveles de moro, dalias o salvia.