Enfermedades de las enredaderas
A la hora de cultivar cualquier planta, árbol o arbusto, hay que prestar también mucha atención a las enfermedades que pueden aparecer ya que el cultivo podría perderse. Hoy me gustaría centrarme en las enredaderas, que son una de las mejores opciones para decorar cualquier ambiente y conseguir que se convierta en un punto muy decorativo.

Toma nota de las enfermedades más comunes de las enredaderas:

Botritis

Es un hongo muy común que produce manchas marrones y un moho gris en las hojas, en las flores o en los capullos. Puede llegar a causar la muerte en plantas jóvenes ya que pudre la base de los tallos. Aparece especialmente cuando las temperaturas son muy suaves, hay mucha humedad y mala ventilación.

Podredumbre de raíces

Está causada por hongos que pueden pudrir las raíces, y el primer síntoma es que las hojas se marchitan, amarillean y después se vuelven marrones. Esta enfermedad provoca que la planta se muera ya que las raíces se asfixian. Aparece especialmente cuando hay exceso de agua en las raíces.

Enfermedades de las enredaderas

Oidio

El principal síntoma es la aparición de un polvillo blanco o gris claro en las hojas, y si avanza, esas manchas se van uniendo y las partes atacadas se secan y después se caen. Aparece especialmente cuando la primavera es muy húmeda y hay temperaturas suaves, y desaparece en verano si hay más de 35ºC.

Mildiu

Es uno de los hongos más comunes tanto en enredaderas como en el huerto o cualquier otro cultivo de jardín, y se caracteriza por originar manchas de color verde claro en el haz de las hojas, que pasan a volver amarillas y, finalmente, marrones. En el envés de las hojas aparece una pelusilla blanca que hace que se sequen y se caigan en tan solo unos días.

Roya

Es otra enfermedad producida por hongos, y en este caso la detectarás por aparecer bultitos de color rojo o naranja en las hojas y tallos. Las hojas que se ven afectadas se secan y se caen, y aparece especialmente cuando hay exceso de humedad, lluvias prolongadas o temperaturas muy suaves. Se da especialmente a principios de primavera y durante el otoño.