Enfermedades de las palmeras
En JardínPlantas siempre nos gusta ofreceros todo tipo de información sobre las diferentes plantas, árboles o cualquier otra cosa que tenga que ver con el mundo de la jardinería. De las palmeras hemos hablado en algunas ocasiones aunque hoy me gustaría escribir sobre un tema que aún no hemos tratado: sus enfermedades.

Toma nota de algunas de las enfermedades de las palmeras más comunes y de cómo se ven afectadas cuando las tienen:

– Stigmina palmivora: provoca manchas negras o color pardo en ambos lados de las hojas, primero muy pequeñas (1-3 milímetros) pero que pueden llegar a alcanzar los 5-15. Al principio son manchas semitransparentes pero después se oscurecen hasta llegar a ser marrones.

– Antracnosis: es una enfermedad fúngica que puede tener diferentes síntomas según la especie de palmera. Lo normal es que se formen manchas oleosas o lesiones necróticas de formas irregulares o redondas. Son manchas alargadas de color ceniza y con puntos negros diminutos. Suele aparecer en plantas jóvenes que si no son tratadas rápidamente pueden morirse.

– Exserohilum, Dreschlera y Phaeotrichoconis: son hongos que producen manchas en las hojas y que primero son translúcidas pero luego se van oscureciendo y volviendo circulares, pudiendo rebasar el centímetro de largo.

– Podredumbre rosa: aparece en las hojas adultas aunque el ataque inicial se puede apreciar en los tallos, con manchas necróticas en ambos casos. Las hojas más viejas se vuelven amarillas y luego se secan, lo que les ocasiona la muerte. Corta las hojas afectadas para que no se propague al resto.

– Falsa Roya o Carbón de las hojas: se pueden ver manchas irregulares de un centímetro en las hojas y de color amarillo o pardo. Las que se ven muy atacadas se secan y se caen. Puedes prevenir su aparición con productos específicos.

– Podredumbre negra: el peciolo se quiebra cuando surge esta enfermedad, que está causada por un hongo que genera podredumbre en las hojas más jóvenes. En ellas aparece un polvillo gris oscuro que es húmedo y blando. Puedes efectuar tratamientos preventivos con fungicidas específicos.