Enfermedades de las plantas anuales
Por desgracia son muchas las plagas y enfermedades que pueden afectar a las plantas, árboles, jardines y cultivos. Lo importante es que siempre estés al tanto para evitarlas y, cuando aparezcan, poder tratarlas cuanto antes para que no dañen mucho a tus plantas. Hoy me gustaría hablarte de las enfermedades en las plantas anuales, concretamente de las más habituales. Toma nota:

– Botritis o Moho gris: Produce lesiones marrones y se puede ver un moho gris sobre las hojas, flores o capullos. Puede causar la muerte de las plantas más jóvenes al pudrir la base de los tallos, afectando mucho más cuando las temperaturas están entre los 16-20ºC y hay humedad alta y mala ventilación. Para luchar contra ella riega menos, disminuye la humedad con una mejor ventilación y procura que no estén húmedas cuando llega la noche. Corta las partes enfermas y utiliza tratamientos preventivos cada 10 días con fungicidas sintéticos.

– Podredumbre de raíces: Puede darse con varios hongos y la verás porque las hojas se ponen amarillas y se marchitan para después volverse marrones. Suele darse por un mal drenaje o riego excesivo y tendrás que tirar tanto la planta como la tierra que rodea a las raíces ya que también estará contaminada.

– Oidio o Cenizo: Lo producen diversos hongos y es frecuente en geranios, rosales o dalias. Lo detectarás al ver un polvillo blanco o gris claro y si va a más se unen todas las manchas y las partes atacadas se secan y se caen. No suele aparecer mucho en flores y aparece en zonas muy húmedas y con temperaturas suaves. Para evitarlo, no riegues por aspersión ni mojes las hojas, utilizando además un fungicida de contacto para que penetre la hoja y se amucho más eficaz.

– Mildiu: Es muy común en plantas de huerto y jardín y afecta a violetas, dalias, geranios, primaveras o cinerarias. Las manchas son verde claro en el haz de las hojas, pasando después a ser amarillentas y finalmente marrones. También ataca a los tallos. Haz tratamiento preventivo cada 15 días con fungicidas sistémicos, repitiendo siempre cuando llueva o riegues.

– Roya: También está causada por varios hongos y la detectas al ver que sobre hojas y tallos aparecen bulbitos de color rojo, naranja, castaño o amarillento (el color depende de la especie de Roya que sea). Las hojas que se ven muy afectadas se caen y para controlarla deberás quitar y quemar los restos de hojas infectadas para que no se vuelva a repetir. Fumiga cada 10 días para prevenir.