Enfermedades más comunes de los cerezos
Las cerezas son deliciosas, o al menos a mí me lo parecen, y cada verano triunfan en todo el mundo y en personas de todas las edades. Si tienes un jardín en casa, sin duda es una gran idea plantar un cerezo para poder sacar provecho de todo lo que puede aportarte.

Es importante que sepas que los cerezos, al igual que cualquier otro árbol o planta, puede sufrir diversas plagas o enfermedades. En el artículo de hoy, me gustaría repasar las más importantes para que puedas estar pendiente y actuar si ves que tiene algunos de sus síntomas.

Las enfermedades más comunes

Enfermedades más comunes de los cerezos
– Nudo negro: es un hongo que ataca principalmente a las ramas y ramitas de las cerezas, aunque también lo puedes encontrar en la zona del tronco. En casi todos los casos se puede extender y afecta al ejemplar completo. Revisa las ramas con frecuencia y si ves que el tejido comienza a crecer de forma anormal y hay protuberancias marrones, significa que está infectado. Es difícil eliminarlo, pero lo puedes prevenir controlando la poda, protegiéndolo con fungicidas no tóxicos y alimentándolo bien.

– Oidio: es una de las enfermedades más habituales en cualquier planta, y en este caso ataca a las ramas y hojas, dejando manchas blancas. Si el ataque es fuerte, las hojas pueden debilitarse tanto que se caen. Es un hongo que aparece cuando hay mucha humedad y agua.

– Purpureum chondrostereum: suele dejar un brillo plateado en las hojas, aunque también puede hacer que haya putrefacción en las ramas y que las hojas tengas los bordes marrones. Las toxinas que tiene son tan fuertes que pueden llegar a matar al árbol si la enfermedad avanza mucho. Poda bien y elimina las hojas y ramas que veas que empiezan a enfermar.