Enfermedades de los rosales
Los rosales son uno de los arbustos más bonitos que puedes plantar en tu jardín, además de que sus flores son de las favoritas de casi todo el mundo. El principal problema que tienen es que son muy sensibles a enfermedades y plagas, especialmente a hongos y parásitos, que son sus mayores enemigos. Lo mejor que puedes hacer para combatirlos es estar al tanto de sus síntomas, así podrás actuar desde el principio, además de poder prevenir.

Son varias las enfermedades y plagas que pueden atacar a los rosales, y es muy importante saber cómo tratarlas para poder recuperar su salud cuanto antes, lo que haría también que recuperara su belleza. Toma nota de lo más relevante que debes saber sobre este tema para que tus rosales estén siempre en perfecto estado:

Infecciones fúngicas

Enfermedades de los rosales
– Oidio: los hongos atacan mucho a las plantas, especialmente a los rosales y tanto en su parte exterior como en sus órganos internos. El hongo oidio, que también se conoce como “el mal blanco”, es una de las enfermedades más habituales de las que provocan los hongos. Lo detectarás al ver un polvillo gris claro o blanquecino en tallos, hojas o en las propias flores, y esas manchas amarillean según pasa el tiempo. Utiliza un fungicida rico en azufre o especial para tratar los oidios, con una ampliación de al menos una vez al mes.

– Mildiu: es otro de los hongos que más afectan a los rosales, y se diferencia del anterior en que su curación es más difícil. Eso hace que haya que evitar por todos los medios que se pueda infectar, o al menos detectarla a tiempo para poder atajarla al principio. En las hojas aparecen manchar amarillas que se vuelven negruzcas según avanzan los días. Utiliza fungicidas específicos y poda las partes afectadas para evitar que se extienda.

– Roya: sus síntomas son muy evidentes ya que aparecen pequeños bultos de color anaranjado tanto en el tallo como en el envés de las hojas. Lo mejor es realizar tratamientos preventivos para evitar su aparición, que son los mismos que en los casos anteriores. Cuando ya haya aparecido, poda las partes afectadas y aplica fungicida específico.