Errores a evitar en el jardín
Lo errores forman parte de nuestro día a día y, aunque en un primer momento equivocarnos nos pueda parecer un fastidio, lo cierto es que es una de las mejores formas de aprender.

Como es muy importante aprender de los errores, a continuación vamos a hablarte de las equivocaciones más comunes que cometemos en el jardín. Una vez conozcas estos errores, te será más fácil evitarlos.

Falta de paciencia

Uno de los errores más frecuentes es el de plantar antes de tiempo, y todo por culpa de la impaciencia, un defecto que también puede provocar otro grave error, como el de poner en el suelo de inmediato botes ya crecidos. Hay que esperar el momento adecuado para hacerlo. De nada servirá plantarla si sabes que no resistirá a las heladas o condiciones hostiles.

Plantar en el lugar equivocado

Otro error típico es el de plantar o colocar los ejemplares en lugares equivocados. Para no equivocarte con esto, lo mejor es seleccionar las plantas que colocarás de acuerdo a las características del sitio (humedad, horas de sol o sombra, tipo de suelo…) o, por el contrario, buscar una zona dónde las condiciones sean idóneas para las plantas o arbustos que desees plantar. Por otro lado, es importante que tengas el jardín en un lugar donde puedas visualizarlo y visitarlo todos los días.

Errores a evitar en el jardín

No cuidar la tierra

Es muy importante cuidar del suelo y comprobar que cuente con los nutrientes necesarios. Así, deberás rastrillar para quitar piedras y obstáculos y remover la tierra para que las semillas puedan crecer mejor. Por supuesto, es importante abonarla y preparar el drenaje necesario dependiendo de lo que hayas plantado.

Riego excesivo

Otro error común es regar demasiado, lo que puede provocar la muerte de tus plantas. Para evitar este problema, instala un sistema de riego que detecte la humedad del suelo y se active si es necesario.

Plantar ejemplares muy juntos

Por último, procura no plantar en tu jardín plantas demasiado juntas, ya que esta costumbre podría perjudicar la circulación de aire y reducir el sol que reciben las plantas, lo que lleva a enfermedades, bajo rendimiento y problemas para cosechar.