Errores que impiden que tu jardín esté perfecto
Si eres jardinero o quieres serlo debes saber que en ocasiones y aunque tengas toda la mejor intención del mundo, puedes cometer errores que hagan que tu jardín no esté perfecto. Resulta igual de importante cuidar el jardín y saber técnicas para que esté bien cuidado, como aprender qué es lo que no va tan bien y cuáles son los errores que impiden que tu jardín esté realmente perfecto.

Hoy quiero hablarte sobre esto, sobre algunos errores que quizá estés cometiendo sin darte cuenta y que están impidiendo que tu jardín esté bien, incluso si no tienes cuidado podrían estropear no sólo la apariencia de tu jardín, sino también la salud de la tierra y de tus plantas. Esto es realmente importante porque si se perjudica la salud de la tierra o de tus plantas será muy complicado que vuelva a tener un buen aspecto en poco tiempo.

Fertilizar demasiado

Si fertilizas demasiado la tierra estarás perjudicando su salud, pero claro, saber cuánto debes fertilizar tampoco es una tarea sencilla. Si te pasas en fertilizando puedes pasar de tener un césped increíble a un desierto árido en tu hogar. Por eso es necesario que no fertilices demasiado ni que tampoco abones en el momento equivocado.

Errores que impiden que tu jardín esté perfecto
Lo ideal es que escojas correctamente el nitrógeno, que es el ingrediente principal de la mayoría de los fertilizantes. Pero si el fertilizante tiene demasiado nitrógeno puede quemar la hierba y convertirla en marrón. Algunos fertilizantes de nitrógeno liberan rápidamente esta sustancia en el suelo y otros la liberan lentamente. Deberás asegurarte que tipo de fertilizante es el que necesita el suelo de tu jardín.

No fijarte en los niveles de sal

Siguiendo el punto anterior, debes tener en cuenta que los fertilizantes también contienen sales, en pequeñas cantidades, pero contienen. Cuando las sales están en pequeñas cantidades son ideales para ayudar a crecer la hierba. Pero si hay un exceso de sal, dañarás las raíces y mataras las hierbas.

Si quieres fertilizar, es mejor que sólo lo hagas dos veces al año: en primavera y en otoño. Es posible que quieras añadir un poco de cal dolomítica a cada pocos años. La cal te ayudará a restaurar el nivel de pH y además le estará aportando la adición de minerales importantes.

Errores que impiden que tu jardín esté perfecto

Cortar el césped con cuchillas sin afilar

Muchos jardineros cuando llega la primavera sacan la cortadora de césped del garaje o la compran nueva, pero se fijan que las cuchillas estén bien afiladas. Las cuchillas afiladas del cortacésped es algo muy importante para que la salud de las plantas no se vea perjudicada. La hierba que se corta disminuye bruscamente la pérdida de agua y aumenta la fotosíntesis (la fotosíntesis es el proceso por el cual las plantas verdes convierten el dióxido de carbono y agua en hidratos de carbono y oxígeno, utilizando energía de la luz que queda atrapada por la clorofila de la planta). Si intentas cortar el césped con una cuchilla sin afilar los resultados será horrible, porque además de dejar al césped sin brillo podrías causar estragos en su crecimiento.

Utilizar venenos

Sé que puede ser tentador utilizar herbicidas para matar a las malas hierbas o pesticidas para matar insectos, pero estos venenos son perjudiciales para ti y para el medio ambiente. Los pesticidas pueden dañar a los insectos, a los microorganismos que viven en la tierra y a las lombrices que te ayudan a mantener un césped sano. Los insectos viven en nuestro planeta y forman parte de nuestra naturaleza, en lugar de matarlos, toma medidas para repelerlos y que no entren en tu jardín. Pero recuerda que son necesarios.

Errores que impiden que tu jardín esté perfecto
Lo mismo ocurre con las malas hierbas, hay algunas que son beneficiosas porque te pueden aportar ventajas en el suelo. Antes de eliminar las malas hierbas, infórmate que realmente no sean adecuadas. Lo mejor para controlar las malas hierbas es hacerlo respetando al medio ambiente. Si es necesario puedes utilizar un herbicida natural, sin químicos… a veces un poco de agua con vinagre, alcohol y detergente para lavar platos es más que suficiente para acabar con las malas hierbas.