Evita encharcamientos con un buen drenaje
Si durante los últimos días has notado que tienes problemas de encharcamiento en el jardín, significará que éste no ha drenado de forma natural, lo que significará que tendrás que instalar un sistema de drenaje artificial.

Estos sistemas consisten básicamente en tubos de drenaje que sirven para que el agua se evacue. Se trata de tubos que no son totalmente opacos y que tienen pequeños agujeros por los que entra el agua y, de esta manera, se puede transportar el agua sobrante de jardín. ¿Quieres saber cómo instalar este tipo de sistema? ¡Pues atento!

Zanjas en forma de espina de pescado

Una de las formas más sencillas de instalar un sistema de drenaje es haciendo zanjas en forma de espina de pescado. Esto quiere decir que habrá una zanja en la parte más baja del jardín y otras que finalizarán en esta primera en zonas más altas. Así, el agua de las diferentes zonas del jardín se irá moviendo a la zanja principal y, gracias al tubo de drenaje, expulsará el agua fuera.

Evita encharcamientos con un buen drenaje

De forma inclinada

El tubo de drenaje deberá estar instalado de forma un poco inclinada para que el agua se mueva y no se quede estancada. La pendiente deberá ser del 2% aproximadamente.

Capas de grava y arena

Después de colocar el tubo en su sitio, tendrás que cubrirlo con tres capas de grava (en el interior más gruesa que en el exterior). Si la grava es más gruesa junto al tubo, será más fácil el paso del agua, mientras que la grava fina en el exterior hará que no entren al tubo otros materiales o partículas. También es buena idea que la última capa antes de la tierra del jardín sea de arena, ya que tampoco deja pasar partículas.