Fitoterapia y uso medicinal de las plantas
Aunque la mayoría de vosotros lo habréis llevado a la práctica alguna vez, lo cierto es que pocos sabríais definir el sentido de la palabra fitoterapia.

Pues bien, para los que todavía no lo sepáis se trata de la ciencia que estudia el uso de las plantas medicinales o sus derivados con para su aplicación en terapias naturales para prevenir, aliviar o paliar algunas patologías y enfermedades físicas o psíquicas.

La palabra procede de los términos ‘fyton’, que significa planta, y ‘therapeia’, que como es fácil de entender significa terapia.

El uso práctico de esta antiquísima ciencia se traduce en un auténtico desafío para la ciencia moderna, y es que suponen un recurso alternativo de lo más efectivo a los tradicionales fármacos químicos.

De este modo, muchos de tus ejemplares pueden servir para paliar algunos de los malestares más comunes: Un dolor estomacal, irritaciones, insomnio, estrés o sobrepeso son solamente algunos de ellos, pero el amplio abanico que podríamos cubrir pasa por mayores complejidades como los problemas de ansiedad, por ejemplo.

Algunas de las más comúnmente utilizadas son las siguientes:

– Albahaca: Eficaz contra el dolor de estómago, la falta de apetito y el estreñimiento además de ideal para complementar nuestros deliciosos platos.

– Artemisa: Es un buen digestivo de grasas, favorece el apetito y además es eficaz contra mal aliento o diarreas.

– Menta: Además de un excelente condimento es un buen aliado contra los dolores menstruales.

– Romero: Perfecto para dolores trastornos gastrointestinales, dolencias renales, reuma, gota, agotamiento nervioso y para fortalecer en general a las personas.

Como ves cualquiera de estas plantas son fácilmente cultivables en tu casa, desde un pequeño rincón en el balcón o el ventanal hasta en tu precioso jardín… ¡Solo es cuestión de animarse!