Flores comestibles para plantar en el jardín
Muchas personas disfrutan en su jardín de plantas para poder tener una zona exterior del hogar colorida y llena de vida. Una idea estupenda es disfrutar de bonitas flores que te duren todo el año y que además no tengan un mantenimiento demasiado riguroso. Pero, actualmente se ha puesto de moda otra forma diferente de cultivo de flores: escoger aquellas flores que son comestibles y así plantarlas en el jardín.

Si tienes flores comestibles en tu jardín, estarás tentado/a de cogerlas para adornar tus platos y además de sorprender a tus invitados con un plato con flores, poder disfrutar del aroma de la flor y también de su exquisito sabor. Pero, ¡ojo! No todas las flores son comestibles y si te gusta la idea, apunta algunas de ellas porque te ayudarán a tener un jardín mucho más hermoso… ¡y sabroso!

La caléndula

Las caléndulas también es conocida como ‘el azafrán de los pobres’ y los pétalos se pueden utilizar como sustituto del azafrán en la cocina. Las caléndulas amarillas tienen un sabor menos potente pero pueden amenizar las comidas debido a su maravilloso color vibrante. El exceso de caléndula podría hacer que el sabor resultase algo amargo en la comida, por lo que es necesario que se utilice siempre con moderación.

Capuchina

La flor capuchina es excelente para muchos platos gracias a su color amarillo vibrante. Esta flor es anual y tiene un sabor picante por lo que es ideal para las sopas frías, las ensaladas o para dar un toque espacial a los alimentos. También se puede utilizar como acompañamiento en salsas.

Flores comestibles para plantar en el jardín

Violetas

Las violetas pueden proporcionar una belleza añadida cuando se disponen en un plato como guarnición, pero también puedes comerlas con el resto de la comida. Son flores anuales y tienen buen sabor. Hay quienes las congelas en cubitos de hielo para echarlos en la bebida. También se añaden a las masas de los pasteles antes de la cocción para aportar un sabor extra.

La borraja

La borraja es una flor anual que se distingue por sus tallos vellosos. Son flores que generalmente son de color azul pero también pueden ser de color blanco o rosa. Los pétalos de la borraja tienen un sabor a pepino y se suele utilizar para ensaladas o para adornar la bebida.

Flores comestibles para plantar en el jardín

Las rosas

¿A quién no le gusta un buen ramo de rosas? Pues a partir de ahora, además de verlo también te gustará comerlo. Existen diferentes tipos de pétalos de rosa que son comestibles, pero los sabores pueden ser bastante diferentes. Los pétalos más oscuros pueden ser más ricos en sabor. Puedes utilizar los pétalos de rosa como guarnición en ensaladas o postres, incluso puedes ponerlo como complemento en algún bocadillo.

Las begonias tuberosas

Las begonias tuberosas puedes ser un gran elemento para añadir a tus comidas debido a su belleza. Las begonias tuberosas pueden hacer que un plato simple se convierta en un plato elegante y atractivo. Las hojas, los pétalos e incluso el vástago se pueden comer. Tienen un sabor amargo, como si fuese un cítrico.

Flores comestibles para plantar en el jardín

Lavanda

Los capullos de lavanda contienen un aceite esencial que hace que tenga un gusto dulce ideal para los postres y los tés. Además, las hojas se pueden utilizar también para comer. Por si fuera poco la lavanda es una flor que te proporciona calma de forma natural, ideal para la ansiedad o momentos de estrés.

Estas son algunas flores comestibles que además de hacer que tu jardín se vea mucho más bonito, podrás cogerlas directamente de tu jardín para llevarlos a la mesa y disfrutar de su sabor. ¿Ya sabes cuáles vas a plantar?