Flores que se pueden comer
Las flores sin duda son el complemento ideal para nuestro jardín, nuestro balcón o terraza y nuestro hogar. Las flores aportarán a tu hogar mucha vitalidad, buenas energías, bonitos colores y un aroma estupendo. ¿Eres de las personas a las que les gusta decorar con flores el hogar? ¿Y qué me dirías si te digo que quizá tengas algunas flores que puedes comerte?

Sí sí ¡cómo lo lees! Hay flores que podrás comer siempre que quieras y no serían ni la primera ni la última persona que decide comer flores. Las flores se utilizan desde hace muchos siglos para las comidas y es que las flores aportan mucho estilo a las comidas, además de darles un sabor diferente al que no estás acostumbrado.

¿Cómo comerlas?

Las flores que se pueden comer (¡no son todas comestibles!) las podrás utilizar para las ensaladas, para dar un sabor especial a tus infusiones, pueden ser un acompañante perfecto para tus comidas y ¡también para tus postres!

Aunque no todas las flores son comestibles existen bastantes que sí lo son, por eso hoy quiero hablarte sobre alguna de ellas porque quizá tengas en tu jardín flores que puedas utilizar para tus comidas. ¿Te animas?

Caléndula

Si en tu jardín tienes caléndulas es muy probable que empieces a verlas de un modo diferente puesto que estas bonitas flores naranjas se pueden comer. Su sabor es muy particular y no a todas las personas les gusta, sobre todo a las personas que les gustan los sabores suaves puesto que el gusto que tiene la caléndula es un sabor picante y ácido. Al tener un color anaranjado o dorado es mejor utilizar estas flores para adornar mejor que para comerlas enteras.

Flores que se pueden comer

Claveles

Los claveles son unas flores preciosas que además de bonitas y de adornar tu hogar también se puede comer ¿y sabes qué? Saben igual que huelen así que no tendrás sorpresa cuando quieras ingerirlas, es dulce a la vez que suave y son una flor estupenda sobre todo para infusiones o para aderezar ensaladas.

Manzanilla

La manzanilla es una flor pequeña parecida a la margarita y sus flores tienen un sabor muy dulce por ese motivo van estupendas con infusiones o con té.

Diente de león

Las preciosas hojas del diente de león se pueden utilizar para aderezar ensaladas, para las sopas e incluso para zumos y en té. Toda la planta es comestible y sus hojas contienen vitaminas, calcio, hierro, magnesio y potasio.

¿Qué te parecen estas flores que se pueden comer? ¿Tienes alguna de ellas en tu jardín? ¿Te atreverías a probarlas?