Flores silvestres
Si tienes un jardín tienes infinitas posibilidades de decorarlo con flores, incluso mucha gente realmente no hace caso de la gran cantidad de flores que hay para poder darle vida a tu jardín. Si lo que quieres es tener un jardín colorido y simple, lo mejor que puedes hacer es decidirte por plantar flores silvestres, ya que además de ser muy bonitas son muy fáciles de cuidar y pueden sobrevivir en casi cualquier tipo de suelo. Otra cosa que tienen a favor es que pueden sobrevivir sin ningún tipo de poda y algunas incluso sin ningún riego.

Las flores silvestres se adaptan también a casi todos los climas y son muy buenas receptoras de cambios, es decir, que se adaptan rápidamente. Las más populares son el girasol y la hierba de la mariposa, aunque la verdad es que hay muchísimas más. Si vas a plantar algunas tienes la posibilidad de hacerlas crecer a partir de que ya son plantas o desde que son semillas, eso a tu gusto, aunque está claro que si lo haces desde semillas tardarán mucho más tiempo en germinar y madurar.

Las semillas de algunas flores silvestres necesitan un tratamiento previo para que puedan germinar correctamente, así que si no tienes experiencia en el cultivo de flores silvestres y semillas es mejor que las compres ya germinadas para que no se te echen a perder por recibir los cuidados erróneos. Cuando empiecen a florecer verás cómo tu jardín cambia totalmente gracias al impacto que éstas causan en él, además de que cuando hay flores silvestres comenzarán a llegar mariposas, colibríes y otras especies animales no dañinas que son atraídas por los colores y el néctar de las flores. No lo dudes, si tienes ocasión de plantar flores silvestres en tu jardín hazlo, un jardín con muchos girasoles es una maravilla.