Formas de agarrarse de las plantas trepadoras
Como sabes, las planas trepadoras necesitan buscar la luz y, por ello, deben crecer hacia arriba. Sin embargo, su estructura es enclenque, por lo que deben buscar mecanismos para ir adhiriéndose a diferentes soportes y lograr crecer en busca de la luz.

Entre las plantas trepadoras de todo el mundo pueden encontrarse diferentes tipos de sujeciones o formas de ir agarrándose a los distintos soportes. Hoy en Jardín Plantas queremos que conozcas las 4 tipologías más importantes en cuanto a las formas de crecimiento, además de algunos ejemplos de cada uno de ellos.

En espiral

En primer lugar queremos hablar de las plantas trepadoras que crecen en forma de espiral. En estos casos, la rama se va arqueando y se adhiere a los diferentes soportes que encuentra, creciendo de esta manera. Las wisteria sinensis, la diplademia o las judías son ejemplos de este tipo de plantas trepadoras.
Formas de agarrarse de las plantas trepadoras

Mediante chupones

Por otro lado encontramos las plantas que crecen hacia arriba mediante unos chupones, que se adhieren sobre otro soporte, como por ejemplo un árbol, para ir subiendo. La rosa trepadora de Banks y la buganvilla crecen de esta forma.

Mediante zarcillos

Otras plantas trepadoras utilizan los zarcillos, una parte o rama pequeña que crece en las ramas de las plantas que va agarrándose a los diferentes soportes que va encontrando, aguantando el peso de toda la planta. Normalmente, los zarcillos adquieren una forma de espiral en la punta. La pasionaria o pasiflora son ejemplos de esta forma de crecimiento.

Formas de agarrarse de las plantas trepadoras

Mediante las raíces

Por último, tenemos que hablar de las plantas trepadoras que crecen mediante el uso de las raíces. Estas raíces crecen en las ramas y se van adhiriendo a los soportes que encuentra, especialmente en los árboles, aunque también pueden adherirse a vallas y otras plantas. Las hiedras son un claro ejemplo de este tipo de crecimiento.