Formas de cultivo a cubierto
Si te gusta cultivar pero tienes miedo de que el clima te estropee los cultivos, una de las mejores opciones es hacerlo a cubierto ya que además tiene muchísimas ventajas. Todas las verduras, hortalizas y muchas plantas se pueden cultivar tanto al aire libre como a cubierto, lo que se hará en zonas protegidas como campanas, mulch flotante, cajoneras, microtúneles o invernaderos.

Todas ellas son estructuras que te permiten tener los cultivos a salvo de las inclemencias del tiempo, con lo que podrás aumentar la productividad de los cultivos que solamente se pueden cultivar al aire libre cuando hace buen tiempo ya que los mantendrás en las condiciones que te interese. Toma nota de las formas de cultivo a cubierto:

– Campanas: Pueden ser de plástico o de vidrio y sirven para proteger las plantas del viento o de la lluvia. Además, aumentan la temperatura del aire y del suelo. Las tienes de varios tamaños para que se puedan adaptar a todos los cultivos, y cuando las condiciones meteorológicas sean las propicias puedes retirarlas.

– Mulch flotante: Son como películas de plástico agujereado o mallas fibrosas, aunque en nuestro país se usan poco. Se apoya directamente en la planta, como si fuera un velo, y para cualquier tratamiento hay que levantarla para que el producto incida directamente en la planta.

– Cajoneras: Es un recipiente de plástico, madera o cristal que tiene una tapa con agujeros de ventilación para que los cultivos puedan respirar. Las hay portátiles para trasladar de un lugar a otro y otras estáticas que se pueden calentar de forma eléctrica. Son ideales para huertos pequeños en los que no hay espacio para poner un invernadero. Se suelen utilizar para aumentar la temperatura de la tierra y así las semillas germinarán antes y de forma más fácil.

– Microtúneles o túneles: Son más baratos que los invernaderos y también más fáciles de construir, aunque no protegen tanto los cultivos si las temperaturas son muy bajas. Aún así, si vives en una zona en la que no bajan mucho es la opción ideal. Son ideales para proteger los huertos en el tiempo inestable que se da en primavera y en otoño. Estos túneles se hacen con una lámina de plástico de polietileno y con arcos de hierro.

– Invernaderos: Sin duda la mejor opción aunque también la más cara y la que necesita un mayor espacio. Son ideales para grandes cultivos y para especies que solo se puedan cultivar en una época del año ya que aquí podrás hacerlo siempre al controlar en todo momento la humedad y temperatura.