Los bonsáis son árboles en miniatura que son cuidados con el máximo esmero por sus propietarios. Se dice que es como tener un árbol o una planta pero a pequeña escala lo que facilita controlar su crecimiento desde el interior de nuestra casa. De igual modo aplicar técnicas como la poda, el pinzado o el trasplante es mucho más sencillo.

Cuando una persona se compra un bonsái se compromete a cuidarlo prácticamente a diario, así como a modelando para darle un aspecto que nos recuerde una escena de la naturaleza. Es recomendable regar cuando la superficie de la tierra comienza a secarse y normalmente necesitan bastante agua, es bueno recoger la de la lluvia para regarlos.

El abono más adecuado es el orgánico sólido, además algunas plantas necesitan nitrógeno, fósforo y potasio para florecer. Consulta los cuidados necesarios según el tipo de bonsái, los más famosos son: Chokkan, Moyogi, Shakan y Kengai. Uno de los efectos más interesantes que se puede dar a un bonsái es darle un aspecto de árbol viejo.

Su práctica se inició en China hace 2.000 años y era un objeto de culto para los monjes taoístas. Simbolizan un puente entre lo humano y lo divino, entre el cielo y la tierra. Disfruta de la siguiente recopilación de fotografías de bonsáis:

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis

Fotos de bonsáis