cenador_para_jardin

Los cenadores son estructuras que forman parte de la decoración del jardín y sirven como centro de descanso y reunión. Resultan decorativos por sí mismos cuando se ubican en un rincón del jardín, sobre todo si se cubren con plantas trepadoras y cestas colgantes. Pero, además, cumplen un fin práctico: proporcionan un área de descanso, resguardando del fuerte sol del verano, del viento e incluso de una posible tormenta. Al elegirlos siempre hay que apostar por la sencillez, tratando de que combine con los materiales y el estilo de vivienda y del resto del jardín. Existen muchos modelos, desde los sencillos con paneles de rejilla hasta los más elaborados con paredes, ventanas acristaladas y puertas.

Los cenadores de madera son los más habituales, ya que se trata de un material elegante, resistente y duradero. Hay maderas blandas como el pino, cedro y arce y duras, entre las que destaca la de teca. Las maderas tratadas y de teca apenas necesitan mantenimiento, solo una aplicación de aceite de linaza siempre que haya que reavivar el color y un cepillado ocasional. La madera blanda requiere un conservante incoloro una vez o dos al año, para protegerla de la humedad, el sol y las plagas Y si surgen problemas motivados por la carcoma o podredumbre se puede utilizar formol o naftalina.

Los accesos al cenador son muy importantes. Los mejor pasa por construir un caminos de gravilla, enlosado o adoquinado que lleve hasta él. Y en los alrededores se aconseja poner especies aromáticas para disfrutar de su perfume mientras se está descansando. Es fácil construir un cenador con materiales y rejillas estándar para vallas o con hormigón y ladrillos, aunque los más cómodo consiste en adquirirlo en kit, fácil de instalar. Se suelen colocar en esquina, en el ángulo formado por la pared, adosados a la casa o como pieza central. No conviene ponerlos sobre tierra para evitar suciedades ni sobre el césped ya que la hierba se desgastaría.

Decorativos por sí mismos, los cenadores ganarán si se acompañan de trepadoras o cestas con colgantes. Hay que elegir plantas adecuadas al clima y a la orientación. Para los atardeceres de verano, se recomienda el jazmín, la Lonicera periclymenum y algún rosal trepador, todos de bellas flores perfumadas. Si se quiere obtener sombra en verano, se deben usar trepadoras de hojas grandes, como Vitis coignetiae o Vitis vinifera Purpurea”. También resulta apropiada la glicinia ( Wisteria sinensis). Para un interés invernal se aconseja plantar perennes como la hiedra o el jazmín de invierno. Otra opción pasa por utilizar caducifolias como Celastrus.