Hidrolimpiadoras para el jardín
Las hidrolimpiadoras son una de esas máquinas o herramientas que te vendrán genial en el jardín ya que te ahorrarán muchísimo tiempo de trabajo. Baldosas con barro, muebles sucios, tuberías atascadas, muros con musgo… todo eso quedará impecable si utilizas una hidrolimpiadora para su limpieza y mantenimiento, además de cualquier objeto decorativo, zona de paso o incluso la piscina.

Su tamaño es similar al de una aspiradora y tiene una presión alta en un chorro que se concentra en unos 150 bares, por lo que es capaz de eliminar suciedad por muy incrustada que esté. Además, tiene todo tipo de accesorios para poder llegar a cualquier rincón y poder tenerlo todo impecable en poco tiempo y con poco esfuerzo. Su consumo eléctrico es como el de cualquier electrodoméstico, y el consumo de agua es inferior al de una manguera.

Maquinaria versátil

Hidrolimpiadoras para el jardín
Además de poder limpiar cualquier elemento del jardín, con estas limpiadoras a presión podrás también limpiar coches, motos, cristales, alfombras, paredes… una verdadera maravilla cuando se trata de suciedades difíciles de quitar o cuando son elementos grandes que puede llevar mucho tiempo limpiar de otra manera. Limpian tanto con agua fría como caliente, aunque no conviene que la temperatura sea superior a los 40ºC.

Detergentes y accesorios

Para que el poder de limpieza sea mucho mayor no hay que olvidarse de los detergentes ni de los accesorios que se pueden utilizar. En cuanto a los primeros, las hidrolimpiadoras cuentan con un depósito que se puede llenar de fungicidas, desengrasantes, bactericidas, jabón, etc. Encontrarás también una gran variedad de accesorios que te facilitarán la limpieza, como una pistola para abrir y cerrar el paso de agua o una boquilla, que puede ser especial para eliminar restos de óxido y que será de chorro de arena.