Hongos en las plantas
Ya hemos contado en muchas ocasiones los muchos y especiales cuidados que necesitan algunas plantas para poder desarrollarse correctamente y no verse infectadas por alguna plaga o enfermedad que nos obligue a tirarlas o podarlas. Entre todas estas plagas y enfermedades hay una muy común que son los hongos, así que toma nota sobre la relación de los hongos en las plantas para que sepas cómo actuar en cada momento:

– Los fungicidas no sistémicos o de contacto permanecen en la superficie de la hoja y al caerse las esporas de los hongos las plantas no pueden germinar. Deber aplicarlos siempre antes de que aparezcan los primeros síntomas y en épocas del año en las que es más común que se infecten, algo que suele suceder con humedad alta y temperaturas suaves.

– Los fungicidas sistémicos, por el contrario, no se quedan en la superficie de la hoja sino que penetran en la planta y se distribuyen por su interior gracias a la savia. Tienen también efectos curativos tras producirse la infección.

– Trata los rosales de manera preventiva al menos una vez al mes con fungicida para evitar hongos como el Mildiu, el Oidio o la Mancha negra.

Hay muchos hongos comunes que detectarás en cuanto comiencen a aparecer y que tienen unos cuidados generales:

– El Oidio es uno de los hongos más frecuentes y aparece en forma de manchas de polvillo blanco, especialmente en los rosales. Elimina cualquier brote y todas las hojas infectadas por poco que sea.

– El Mildiu puede invadir también rosales y otros vivaces como el Delphinium, el Phlox o la Peonía. Trátalos una vez al mes con fungicida para evitarlo y no fumigues si ya han comenzado a formarse los racimos (en el caso de la parra de las uvas, que es donde más suelen aparecer).

– Botritis es un moho de color gris que ataca a la planta por todas sus partes: hojas, tallos, flores y frutos, produciendo en ellos un moho de color grisáceo, especialmente en flores y cuando no hay mucha ventilación y sí hay humedad.