Hoya Kerrii: la planta del corazón
Pronto llega la Navidad, época en la que los sentimientos suelen estár a flor de piel y las muestras de cariño son más frecuentes que en ningún otro momento del año. Durante las navidades también se realizan regalos a los seres queridos y, como puedes imaginar, desde Jardín Plantas te recomendamos que optes por plantas.

Sin embargo, no te vamos a recomendar una planta cualquiera, si no la planta del corazón: la hoya kerri. Pertenece a un género de plantas que se caracteriza por tener una original floración en forma de corazón. También es conocida como flor de corazón, planta de corazón, cactus del corazón o lucky heart.

Características de la planta

La hoya kerrii es una planta trepadora originaria de las selvas tropicales de Tailandia. Como puedes ver, es conocida por tener unas hojas en forma de corazón muy rígidas y duras y por la llamada “flor de cera”, una flor de estío de larguísima duración y un aroma muy característico. Esta planta es epifita, lo que quiere decir que crece en los troncos y las ramas de los árboles donde reciben los rayos de sol.

Hoya Kerrii: la planta del corazón

Cuidados

Aunque la floración se produce básicamente en verano, cultivada en interior y en óptimas condiciones, puede florecer todo el año. En este caso, lo mejor es ubicarlas en habitaciones con mucha luz, aunque no directa, y evitar los riesgos excesivos. En cuanto al suelo, deberá tener un buen drenaje, enriquecido con materia orgánica. El riego debe ser frecuente, aunque teniendo cuidado de no excederse.

Dos formas de plantarla

Puedes escoger plantarla de dos formas: por un lado, en macetas pequeñas para valorizar el formato de corazón; por otro, puedes dejarla crecer libremente. En este último caso deberás replantarla en una maceta más grande, ofreciendo algún soporte para que pueda desarrollarse y subir. De todas formas, debes tener en cuenta que el proceso de crecimiento de la planta es algo lento, por lo que tendrás que tener paciencia.