Información sobre la achicoria
La achicoria es una hortaliza con un sabor muy parecido al de la escarola y con las hojas anchas de color violáceo y blanco, algunas de sus variedades tienen las hojas rizadas. Donde más se cultiva es en España, Alemania, Bélgica y Francia, y de ella se consume el cogollo, que dependiendo del cultivo puede ser más o menos firme, lo mismo que suele pasar con las coles.

Las hojas del cogollo de la achicoria suelen tener la base de color blanco, lo que contrasta muchísimo con el rojo tan intenso que tienen las láminas, lo que la hace muy atractiva a la vista y le da un toque de color a cualquier plato. Tiene un gran valor culinario y suele ponerse en ensaladas, combinándose especialmente con lechuga ya que el contraste de sabores es delicioso.

Para ensaladas puedes utilizar hojas y raíces y si vas a consumirla de otra manera deberás cocerla primero. Sus raíces malteadas sirven también para preparar un sucedáneo del café pero con la gran ventaja de que no contiene cafeína. En otro tiempo fue un sustituto del café gracias también a que es mucho más económica.

Para conseguir este sucedáneo de café debes recolectar la raíz, dejar que se seque y después tostarla y hacerla polvo, con lo que conseguirás un aroma muy suave que contrasta con el fuerte que suele tener la cafeína.

Otra de las muchas ventajas de la achicoria es que también tiene usos medicinales, y puedes tomarla como infusión utilizando la raíz seca y triturada. Se recomienda tomar antes de las comidas para abrir el apetito o después para mejorar la digestión. Si la tomas en ensaladas es también muy buena para el hígado y para el sistema nervioso.

Destacar que puede llegar a ser tóxica en algunos casos, con lo que no se recomienda a aquellas personas que tengan tendencia a producir piedras en el riñón o aquellas que tengan la presión arterial muy baja. Tampoco deberías tomarla si sueles tener anemia o si tienes úlcera gastroduodenal