Cómo tener tu jardín de hierbas de interior
Las hierbas son una buena idea para cultivar en el interior de tu hogar, no es necesario que tengas un estupendo jardín o zonas exteriores donde poder cultivarlas. Con una ventana donde entre un poco de luz es más que suficiente. Las hierbas son una forma estupenda de aprender a cultivar y de disfrutar de la jardinería dentro de tu hogar, sólo necesitarás una ventana soleada, unas pocas semillas de hierbas y macetas o contenedores de cultivo para poder hacerlas crecer.

Encuentra el lugar

Para poder empezar con el jardín de hierbas de interior puedes utilizar diferentes métodos. Un método es poner una maceta llena de tierra para macetas de buena calidad y las semillas de tus hierbas favoritas enfrente de una ventana donde podrá recibir gran cantidad de luz natural del sol. Para que esto tenga éxito, el lugar que escojas tendrá que tener como mínimo seis horas de sol al día y no recibir demasiado calor por las tardes.

Es necesario que lo tengas en cuenta para que las hojas de las plantas no se quemen. Si encuentras el sitio perfecto en tu hogar, sólo tendrás que ponerte en acción. Personalmente, considero que la ventana de las cocinas, si reúnen estas características es un lugar ideal.

Cómo tener tu jardín de hierbas de interior

¿Y si no encuentras un buen sitio?

Quizá en tu hogar no reúnas las condiciones necesarias (o perfectas) para poder cultivar hierbas y creas que no puedes hacer nada. Pero no es así, puedes usar un método hidropónico para conseguirlo. Puedes cultivar sin luces especiales y producir plantas. En fácil encontrar distribuidores que te vendan equipos hidropónicos y además, te podrán ofrecer productos específicos para la hierba de los jardines en tu interior. Sea cual sea la opción que elijas, existen tres elementos principales que necesitarás para que tus hierbas crezcan: luz natural, agua y el alimento correcto en la tierra.

Escoge buenas plantas

Si quieres tener un buen jardín de hierbas de interior, es imprescindible que te asegures de escoger plantas sanas o que las hagas crecer de tus propias semillas. Esto significa que deberás inspeccionar las plantas antes de llevarlas a casa o descartar cualquier planta o semillas que muestren signos de insectos o enfermedad. Si una planta se ve regular es mejor pasar de ella.

Cómo tener tu jardín de hierbas de interior

Más cosas a tener en cuenta

Hay otros aspectos que también debes tener en cuenta para tu jardín de hierbas de interior:

– Dar espacio a las plantas, mira qué necesitan en la etiqueta de las semillas y respétalo.

– Las plantas debes regarlas regularmente y asegurarte de que las macetas drenan bien después de haberlas regado, así, no se pudrirán las raíces.

– Cambia las hierbas de maceta si es necesario para asegurarte de que crecen de forma uniforme por todos los lados, si necesitan una maceta más grande, tendrás que encontrarla.

– Usa un buen fertilizante, la mayoría de las hierbas necesitan un buen fertilizante, pero pregunta en el vivero la cantidad que debes echarles para que no las mates por pasarte.

– Espera a que las plantas alcancen unos 20 centímetros aproximadamente antes de recoger las hojas. Después de haber cortado las hojas con tijeras, deberás esperar a que vuelva a crecer antes de volver a cortadas. Si tienes perejil u orégano, es buena idea que tengas más de una planta al mismo tiempo para que puedas usar sus hojas siempre que sea necesario sin tener que esperar a que crezca la planta de nuevo.

Cómo tener tu jardín de hierbas de interior
A partir de ahora podrás tener un fantástico jardín de hierbas de interior, es el momento para que disfrutes de tus hierbas. Y si te animas y quieres plantar otros cultivos como tomates, lechugas o pepinos, ¡sólo tienes que intentarlo! ¡Seguro que te salen increíbles!