Jardines japoneses
Los jardines japoneses son idolatrados en prácticamente todo el mundo. Condensan la naturaleza en su máxima expresión y la recrean en un espacio mínimo. Decorativamente son espectaculares.

Estos jardines son cerrados, aislados del exterior, algo que los convierte en especiales. Con ello conseguimos relajación, calma, serenidad y una vista mucho más nitida y agradable. Se pueden cerrar con materiales como el bambú, los famosos setos, el cañizo o con láminas de brezo. Los materiales tienen que ser siempre naturales.

Las rocas adquieren un gran protagonismo en los jardines japoneses. Pueden ser de todas las medidas y de diferentes texturas. Tanto lozas grandes como piedras planas tienen cabida.

Jardines japoneses
El agua se simboliza mediante la arena y la grava. Para que esto sea más evidente, con un rastrillo se suelen creas las ondulaciones que el agua crea en la mar. Además, son también elementos muy típicos los estanques con peces, los farolillos, los puentecillos, los recipientes y el mobiliario de madera.

Algunas de las plantas más habituales son las siguientes:

- Hostas
- Helechos
- Glicina
- Crisantemos
- Bambú
- Azalea
- Arce japonés
- Bonsái
- Cerezo
- Lirios

Jardines japoneses
El musgo también es típico aunque tiene que recibir sombra y humedad. El césped normalmente no cumple con la misma función.