Jardines orgánicos
La nueva tendencia orgánica no solo es una forma de proteger el medio ambiente, se trata también de una forma de vida. El concepto de jardín orgánico es mucho más amplio de lo que se piensa, es más que reciclar desechos del hogar para realizar abono, se trata de un modo de cultivo intensivo no perjudicial para el medio ambiente.

Toma nota de estos consejos para que puedas tener un jardín orgánico:

– Reciclado: Recicla todos los materiales que puedas, utiliza los desechos orgánicos para realizar compost.

– Utilización del espacio: Para un mejor aprovechamiento del espacio procura cultivar tanto árboles, como arbustos, trepadoras y rastreras que aprovecharán los diferentes niveles de luz.

– Poco trabajo del suelo: Las tareas de labranza deben ser mínimas ya que los microorganismos del suelo y los pequeños animales se encargarán de enriquecer el suelo (debemos interferir lo menos posible).

– Diseño: El diseño del espacio debe ser a favor del cultivo, con las conexiones necesarias que permitan el desplazamiento de las herramientas con facilidad.

– Evitar podas: Procura podar lo menos posible ya que hojas y todo lo que caiga de los árboles y arbustos se convertirá en materia orgánica.

– Especies aromáticas: Las plantas aromáticas colocadas estratégicamente te ayudarán a evitar plagas en las plantas circundantes.

Es muy importante que el cuidado del suelo sea la norma a cumplir, debe contar con la mayor cantidad de materia orgánica posible y poseer la aireación suficiente para que las raíces respiren. Recuerda que la materia orgánica, está compuesta por toda sustancia muerta proveniente de plantas, excreciones animales o microorganismos y que luego de la acción de hongos y bacterias se transforma en Humus.