Keukenhof, el jardín más grande del mundo
El parque de Keukkenof es el jardín más grande del mundo y uno de los lugares más fotografiados del planeta. Se puede visitar del 18 de marzo al 16 de mayo en Lisse. Un espectáculo de colores en el que conviven tulipanes, narcisos, lilas, azucenas, jazmines, dalias, gladiolos… casi siete millones de flores y 2.500 árboles.

Keukenhof, el jardín más grande del mundo
Keukenhof da la bienvenida a la primavera con sus llamativos colores y un aroma floral que encandila nada más cruzar la entrada del parque. Para conseguir ese jardín se han necesitado diez meses de trabajo y más de 600 personas para sacar el máximo partido a las 8 semanas de vida anuales. Cada temporada, Keukenof elige una temática que dé forma a sus jardines. En 2008, China se erigió en la estrella del parque por su condición de sede olímpica. En 2009, el honor se lo llevó Nueva York, por el cuarto centenario de la fundación de New Amsterdam (el nombre original de Manhattan). Mientras que en 2010 ha sido Rusia, uno de los principales importadores de bulbos holandeses, se ha convertido en protagonista.

Keukenhof, el jardín más grande del mundo
La cultura rusa se palpa con las tradicionales matrioskas, que asoman entre los vivos pétalos. Un particular botánico de abedules y flores, diseñado por tres artistas rusos, que se suma al tributo a este país con el mosaico floral dedicado al edificio más emblemático de Moscú, la catedral de San Basilio. El parque invita a pasear entre sus praderas, a disfrutar del cromatismo que se observa y se respira, la tranquilidad de sus canales… donde podrás simpatizar con los cisnes y descansar en las zonas de relax flotantes.

Keukenhof, el jardín más grande del mundo
Si lo prefieres puedes disfrutar de un refrescante helado o de unas apetecibles fresas con nata que puedes adquirir en de la entrada. El parque, además de brindarte un agradable día al aire libre en contacto puro con la naturaleza, permite también tomar nota del diseño y las tendencias florales para las propias casas. El Jardín de Inspiración, dividido en siete áreas, donde además de combinarse plantas perennes con bulbos de vitalidad caduca, se exhibe lo último en mobiliario exterior.

Keukenhof, el jardín más grande del mundo
Tampoco puedes dejar de ver el Jardín de los Aficionados, cuyas macetas se han realizado con materiales reciclados. Toda una lección ecológica que además invita a la imaginación. Pero si crees haber sido sorprendido completamente espera a entrar en el invernadero Willem Alexander, todo un festival de color llevado al extremo por narcisos y tulipanes que te dejará tan impresionado como el paseo en barca por los apacibles campos de bulbos que rodean este recinto.

Keukenhof, el jardín más grande del mundo