Kokedama, el bonsái de los pobres
¿Conoces las kokedamas? ¿No? ¡Pues es la última moda en jardinería! Una kokedama es cualquier planta cultivada sin una maceta en una bola de sustrato recubierta de musgo, que necesita mantenerse hidratada. Muchos comparan las kokedamas con los bonsáis (algunos las llaman los bonsáis de los pobres), aunque lo cierto es que los cuidados y conocimientos necesarios para su mantenimientos son bastante inferiores, a pesar de ser tan o más bonitas que sus “parientes”.

De la misma forma que los jardines zen, las kokedamas también pretenden equilibrar los ambientes con el espíritu mediante una ornamentación cuidada y exquisita. ¿Quieres saber cómo hacerlas?

Plantas para las kokedamas

Si quieres tener kokedamas en tu casa, debes saber que necesitas plantas que amen la sombra y que tengan raíces pequeñas, como las begonias, los helechos y las orquídeas. Aún así, hay muchas plantas de interior que prosperan en esta forma de cultivo si reciben la luz adecuada. Además, también son recomendables las plantas de poco desarrollo para que la bola de sustrato no tenga que ser ampliada durante mucho tiempo.

Cómo hacer kokedamas

Para hacer una kokedama tienes que hacer una bola de barro utilizando turba y sustrato especial para bonsáis. El objetivo es conseguir mantener la forma redonda, la humedad y la oxigenación, algo que conseguirás con una mezcla equilibrada. También puedes añadir algo de arena de río.

Una vez tengas la bola de sustrato, deberás hacer sitio a las raíces de la planta. Lo importante es que éstas queden bien centradas en la bola de sustrato. Después, con una cuerda debes ir rodeando y haciendo algunos nudos para que el soporte sea algo más estable. Para finalizar tendrás que cubrir la bola con musgo para que se mantenga la humedad de la kokedama.

Cuidados básicos

Lo más importante en cuanto a los cuidados de la kokedama es mantener el sustrato siempre hidratado, no colocarla a pleno sol o en sitios muy secos y calurosos y aportar algo de fertilizante líquido en al agua de riego cada cierto tiempo.