La Bóveda del Fin del Mundo, un refugio para todas las semillas del planeta
¿Has oído hablar de la conocida como Bóveda del Fin del Mundo en alguna ocasión? ¿No? ¡Pues ya es hora de que lo hagas! Se llama Cámara Global de Semillas y se trata de un súper almacén de semillas situado en el interior de una montaña de hielo en el archipiélago noruego de Svalbard, en el Ártico.

El almacén, financiado por el gobierno de Noruega y varias asociaciones, está oculto a 120 metros de profundidad. Su objetivo es preservar semillas de todo el mundo que sirven de alimento a la humanidad, para poder empezar la vida desde cero en el caso de que los cultivos existentes quedaran destrozados, ya sea por una catástrofe mundial derivada del calentamiento global, de una devastadora epidemia o de una guerra nuclear. ¿Quieres saber más acerca de la Bóveda del Fin del Mundo?

La Bóveda del Fin del Mundo, un refugio para todas las semillas del planeta

Una cámara acorazada

Esta cámara acorazada (protegida por puertas herméticas y detectores de movimiento) está preparada para resistir terremotos, explosiones nucleares, erupciones volcánicas y otros desastres. Dentro pueden encontrarse 800.000 muestras de más de 4.000 especies de semillas de 231 países. Cada muestra se conserva en una caja negra de aluminio hermética que contiene unas 500 semillas. Aún así, tiene una capacidad para 4,5 millones de muestras.

El por qué de esta ubicación

¿Por qué se escogió esta ubicación? ¡Muy sencillo! En caso de un corte de corriente por algún fallo eléctrico, la temperatura de -4º y 6º bajo cero seguiría conservando las semillas. Además, se trata de un lugar remoto alejado de cualquier conflicto. Eso sí, hay que tener en cuenta que las muestras solo se abrirán en caso de que todos los otros recursos de semillas hayan sido destruidos o se hayan agotado. Mientras tanto se conservan a 18 grados bajo cero.