La calefacción, un factor de riesgo para las plantas
El invierno es una época de temperaturas tan bajas que nos obliga a tener especial cuidado con nuestras plantas, no sólo con las que se encuentran en el exterior para protegerlas del frío, sino también en las de interior que se pueden ver perjudicadas por los sistemas de calefacción que utilizamos en casa.

No dudes que notarás de una manera u otra si el excesivo calor de tu casa está afectando a tus plantas. La falta de humedad se detecta principalmente a través de la salud de sus hojas: si éstas presentan unas manchas de color marrón claro ya tienes la prueba.

Sin embargo, no siempre es así de fácil apreciar que nuestras plantas se están resecando y a menudo vemos que se caen sin saber el porqué, y es que cuando se secan las hojas se arrugan y acaban cayéndose.

Lo mejor en ambos casos no es regar con abundante agua y más veces, sino humedecer tanto las hojas como la tierra con agua a través de un pulverizador para refrescarlas. Un exceso de agua podría resultar incluso desfavorable en algunos tipos de plantas que pueden encharcarse e incluso llegar a afectar a las raíces, por lo que lo mejor es asegurarte de los requerimientos de cada una de ellas. Este problema también sería detectable a través de machas, aunque esta vez serían de color marrón más oscuro.

También existen algunos productos químicos que servirán para estos casos, pero entonces ya deberás consultar a tu especialista en función de las condiciones de tu vivienda y del tipo de planta que quieres proteger.

A pesar de lo dicho no debes relacionar directamente manchas en tus plantas al factor de la temperatura, pues las manchas son una manera de detectar muchos otros problemas como la falta de luz o de nutrientes, por ejemplo.