La sansevieria cylindrica
Tras hablarte de las campanillas de invierno, unas plantas que florecen a finales del invierno, hoy queremos centrarnos en una planta de interior muy diferente. Se trata de la sansevieria cylindrica, una especie que se caracteriza por su porte y por la forma de sus hojas, totalmente cilíndricas y verticales, lo que la convierte en una planta de interior curiosa y muy elegante.

La sansevieria cylindria es una planta semi-crasa que se puede encontrar diferentes variedades. Algunas de ellas son más vigorosas que otras, y en algunos casos, se suelen crear unas formas curiosas con sus hojas. Por ejemplo, se suelen trenzar las hojas para conseguir una trenza ancha con ellas. ¡Te contamos más detalles sobre esta planta a continuación!

Características

La sansevieria cylindrica es una planta muy decorativa gracias a la extravagancia de sus hojas con forma de lanzas cilíndricas y con pigmentaciones a franjas de colores verde y amarillo. Originaria de Angola, Kenia y otros países africanos, puede alcanzar hasta 2 metros de altura en su hábitat natural, pero no acostumbra a pasar de los 60 en los hogares. La floración se produce en verano y consiste en unas espectaculares espigas esbeltas con minúsculas flores rosadas.

La sansevieria cylindrica

Cuidados

Los cuidados de la sansevieria cylindrica son sencillos: necesitan poca luz para crecer y tampoco necesitan mucho riego. Hay que regar cuando el sustrato se haya secado totalmente. En concreto, uno de los mayores problemas de las sansevierias es el exceso de riego. Debes tener en cuenta que en climas como el nuestro se puede ubicar tanto en interior, siempre procurándoles mucha luz, como en el exterior, siempre y cuando la zona esté libre de heladas invernales. En el caso de utilizarla como planta de exterior es preferible una exposición de semi-sombra, sobre todo en las horas centrales del día.