La violeta común
La violeta común es una planta que se da en casi todos los lugares del mundo y que puede crecer en jardines, campos, tierras, prados y bosques, con lo que resulta muy versátil prácticamente para cualquier superficie. Tienes que ponerla siempre en un lugar en el que no reciba directamente la luz del sol y regarla dos o tres veces por semana para conseguir que el suelo no se quede muy seco. El otoño es la mejor época para su plantación.

La flor de la violeta común es una de las más atractivas que te puedes encontrar en la época otoñal ya que resisten estupendamente a las temperaturas frías y además florecen tanto en invierno como en primavera, lo que te da la oportunidad de tener una planta con un color precioso y un gran aroma en una temporada en la que el frío y la oscuridad suelen ser los protagonistas. Tiene muchas variedades aunque la mejor para las zonas que hace frío es la violeta de olor ya que es muy poco exigente con las condiciones ambientales.

Es también un planta medicinal con mucha antigüedad y de sus pétalos puedes extraer un excelente jarabe para combatir el catarro, además de que también te ayuda a curar el insomnio, el dolor de cabeza y el estreñimiento. Sus raíces son muy buenas también para aliviar la bronquitis, así que es una planta genial para combatir diversos males.

También puedes utilizarla en la cocina para hacer ensaladas, mermeladas y hasta para formar parte de la decoración de los platos. La violeta de olor tiene una fragancia con la que se elaboran varios de los perfumes más sofisticados ya que es muy dulce y muy relajante.