Las macetas en verano
El verano ya está entre nosotros y, como siempre en esta época, intentamos darle aires nuevos a diferentes aspectos de nuestra vida: renovamos el fondo de armario, damos un toque de frescura a la decoración, cambiamos un poco nuestra alimentación… ¿Por qué no darle también nuevos aires a nuestras flores y plantas?

Una manera de conseguirlo es renovando el aspecto de las macetas. ¿Cómo puedes hacerlo? Muy fácil: entre otras cosas puedes pintarlas a mano, hacer mosaicos o pegar piedras. Sin embargo, tienes que tener algo muy en cuenta y es que la planta no pierda su protagonismo.

Una de las cosas en las que primero tenemos que fijarnos a la hora de decorar nuestras macetas es en la especie que hay dentro. Te recomendamos que exista una armonía tanto en el tamaño como en la estética. Además, hay que tener en cuenta que cuanto más sencilla sea la maceta más destacará la planta. En el caso de que las plantas sólo tengan hojas verdes, como por ejemplo un ficus, lo mejor es que las macetas estén un poco recargadas.

Las macetas en verano
Una de las cosas que podemos hacer es mezclar materiales en una misma estancia. También puedes jugar con las formas: cuadradas, alargadas, en forma de bota, de regadera, con luz… A las macetas más clásicas se le puede dar un toque divertido pintándolas con motivos florales, geométricos, con letras, colores llamativos… Además, también se le pueden pegar en el borde piedras de color, botones o hacer un mosaico con trozos de azulejo.

También le puede dar un toque muy veraniego a tus plantas, meter las macetas en cestas de mimbre. Existe una gran variedad tanto en tamaños como en colores y se puede probar con meter varias macetas que tengan rasgos en común o algunas más sencillas con otras más llamativas.