Las mariquitas, aliadas del huerto y del jardín
Si nuestro jardín o huerto son ecológicos, hemos de buscar alternativas a los productos insecticidas convencionales, alternativas que se encuentran en la naturaleza, pero que no siempre es fácil encontrar.

El pulgón es un insecto que devora muchas especies de huerto y jardín; por poner un ejemplo, una plaga de pulgones puede atacar gravemente a los rosales. Pero para la agricultura y jardinería ecológicas, los pulgones no representan ningún problema, pues cuentan con un enemigo natural: la mariquita.

Grandes devoradoras de pulgones, tanto verdes como negros, las mariquitas adultas pueden comer hasta cien diarios y su larva hasta cincuenta. Por eso, la mariquita forma parte de los llamados “animales auxiliares”, es decir, de la fauna que, en la naturaleza, desempeña la función de depredadora de los parásitos de las plantas.

Las mariquitas suelen comer sólo pulgones y algún que otro insecto como insectos escamosos y ácaros. Tanto las adultas como las larvas viven en las plantas que tienen pulgones. La ventaja de las larvas es que una vez saciadas de pulgones permanecen en el lugar, no como las adultas que vuelan a otro lugar.

Pero ¿cómo conseguir mariquitas? En este mundo nuestro cada vez más saturado de pesticidas, es una tarea difícil encontrar mariquitas, a no ser que hagamos una excursión a una zona campestre. De todas formas, pueden comprarse en grandes establecimientos de jardinería. En algunas grandes superficies dedicadas a la juguetería venden unos kits de observación de mariquitas; para el caso nos van a servir igual. No os recomiendo comprarlas por internet, pues puede suceder que lleguen a vuestra casa muertas. Aseguraos de que las mariquitas que compréis sean oriundas de Europa, no sea que contribuyamos a propagar especies foráneas…