Las mejores palmeras para el jardín
Las palmeras son una excelente opción para plantar en el jardín, aunque hay muchas que también sirven para interiores ya que no crecen tanto como las demás. Hoy me gustaría escribir sobre las mejores palmeras para el jardín, una gran variedad de especies con diferentes características para que puedan adaptarse perfectamente a las condiciones de la zona en la que vives. Toma nota:

– Archontophoenix alexandrae: lo más característico de esta palmera es que la vaina de las hojas forma una masa en el tallo que se llama capital y que tiene un aspecto muy bonito. Es una variedad que resiste heladas que no vayan más allá de los -2ºC.

– Caryota urens: a esta variedad se la conoce también como “palmera de hoja de cola de pescado”. Tiene una vida máxima de unos 20 años, que es cuando se completa su ciclo. La inflorescencia aparece a los 14 años y sigue desarrollando nuevas hojas durante unos 6 años más, y al pasar ese tiempo se muere.

– Chamaedorea elegans: es perfecta tanto para exteriores como para interiores, siendo además una de las más utilizadas para el interior ya que lo máximo que alcanza son 2 metros de altura. Necesita estar siempre en zonas de semisombra y con temperaturas que no lleguen a ser heladas. Si se expone al sol amarillea y puede llegara morir.

– Chamaerops humilis: conocida como “el palmito”, es muy resistente al frío y es perfecta para utilizar como arbusto ya que es pequeña. Suele utilizarse para plantar varias en el mismo sitio y conseguir así un pequeño muro visual.

– Chrysalidocarpus lutescens: conocida como “la areca”, también es muy buena para cultivar en interiores.

– Cocos nucifera: todo el mundo la conoce como “cocotero” y alcanza entre los 12 y 24 metros de altura. Solo puede sobrevivir en zonas exteriores, siempre y cuando el clima sea tropical.

– Howea forsteriana: la “kentia” es una de las especies más elegantes y también sirve para interior. Soporta temperaturas de hasta -4ºC y se multiplica por semillas, aunque éstas no suelen estar preparadas para sembrarse hasta que han pasado dos años desde la recolecta.

– Phoenix canariensis: la “palmera canaria” es una de las variedades más bonitas que hay, llegando a alcanzar los 18 metros de altura y con un crecimiento de unos 40 cm anuales.

– Phoenix dactylifera: es muy similar a la canaria y se la conoce como la “palmera datilera”. Es una de las más utilizadas gracias a sus frutos, los dátiles. Puede superar los 20 metros de altura.