Las mejores plantas de interior
Cultivar plantas en el interior del hogar no solamente le dará un aspecto mucho más fresco y natural sino que además purificará el aire y mejorará la calidad del ambiente en muchos sentidos.

A la hora de decantarnos por algunas de ellas, no obstante, surgen las dudas: las mejores plantas de interior deben poseer una acertada combinación de belleza, resistencia y practicidad.

En base a lo anterior te dejamos algunas de las mejores para cultivar en casa, ¡no te las pierdas!

Además de las características anteriores estas plantas también deberían ser económicas, requerir unos cuidados no demasiado exigentes y crecer de una forma moderada para que no tengamos que preocuparnos de trasplantarlas.

Las siguientes son algunas de las favoritas:

Las mejores plantas de interior
– Guzmania: A pesar de que requiere espacios soleados para desarrollarse es un ejemplar bastante resistente. Para regarla deberás depositar el agua en la copa que forman sus hojas, pero no te excedas o podrás perjudicarlas.

– Ficus: Es una especie de lo más hermosa y resistente para interiores que puede llegar a durar hasta 20 años. En cuanto al riego, mejor que sea moderado y por inmersión.

– Espatifilo: Es una buena planta para interiores, no solo por la elegancia que la caracteriza sino también porque de hecho no soporta las temperaturas demasiado bajas a las que se expondría fuera del hogar. Para desarrollarse necesita un riego abundante y vivir en un lugar con buena humedad ambiental.

– Dracena: Puede que sea el hecho de que requiere poca luz el que la convierte en un ejemplar tan demandado para interiores, aunque esto también podría deberse a su facilidad de cultivo o a su hermoso aspecto.

– Sanseviera: Es una de esas plantas que apenas necesitan ser regadas, por lo que será fenomenal para los más despistados o para los que viajan demasiado como para poder atenderla. Además, aunque prefiere vivir en espacios luminosos es resistente en casi todo tipo de situaciones (oscuridad, temperaturas altas, ambientes secos, etc.).

Otros ejemplares son el Potos, la Clivia, la Aspidistria o el cactus de Navidad.