Las mejores plantas para el otoño
Hay muchas plantas que pierden su esplendor cuando llega el otoño, principalmente porque comienzan a perder sus hojas pero también porque sus flores ya no tienen el aspecto colorido y bonito que tienen durante la primavera y el verano. Lo mejor cuando llega esta época del año es apostar por plantas y flores que sabes que estarán bonitas a pesar del frío y de la oscuridad tanto del otoño como del invierno.

Hoy me gustaría escribir sobre algunas de las plantas que son ideales para la época otoñal, teniendo flores muy llamativas que no solo le darán un aspecto muy vivo a cualquier ambiente sino que podrás combinarlas con otras plantas para lograr composiciones perfectas decorar cualquier espacio.

Margaritas de otoño

Las margaritas otoñales pueden tener colores muy variados, con lo que conseguirás un aspecto muy colorido con muy pocos cuidados. Debes colocar la planta en un lugar en el que pueda recibir todo el sol que haya, aunque también hay que decir que aguantan a 0ºC, con lo que es una opción perfecta para cualquier temperatura. Si quieres que la planta tenga un aspecto rústico, forra una cesta de mimbre con un plástico para poder hacer los agujeros de drenaje y planta aquí las margaritas.

Hojas otoñales

Hay muchas especies que puedes elegir que no pierden sus hojas en otoño, consiguiendo un follaje muy otoñal que sin duda quedará genial en cualquier espacio, ya sea interior o exterior. La Hydrangea Quercifolia es una de las mejores especies otoñales ya que produce muchas hojas verdes que cuando llega el otoño se vuelven rojizas y moradas. También puedes optar por arces japoneses, young ladies, boneteros alados… Vigila bien el riego para que se sigan desarrollando en otoño y consigan un bonito follaje.

Bayas

Cualquier planta que produzca bayas será una gran opción ya que dan mucho color y vida a cualquier espacio por muy otoñal que sea. La variedades más recomendadas son los híbridos enanos (tienen frutos rojos y flores amarillas) o la cotoneaster saliciofolius Gnom, que es de crecimiento lento pero su follaje alcanza su mayor espectacularidad cuando llega el otoño gracias a sus bayas rojas.