Las plagas de otoño
Por desgracia para muchos, ya hemos entrado en otoño y, aunque ya no vayamos poder disfrutar todo lo que quisiéramos de los espacios exteriores de nuestro hogar, no tenemos por qué descuidarlos. Es más, es necesario tener especial cuidado en algún que otro aspecto.

Uno de ellos son las plagas que pueden aparecer a causa de la humedad y las temperaturas suaves de esta época. Éstas suelen aparecer cuando comprueban que la planta está débil por culpa del exceso de agua, momento en el que proliferan los hongos, provocando daños irreparables en alguna ocasión. Para evitarlo, hay que prestar atención a los síntomas, aplicar fungicidas y deshacerse de las hojas enfermas.

Durante esta época también hay que controlar a las hormigas podadoras y a los pulgones, un enemigo que podrás encontrar en la mayoría de los jardines y que tendrás que eliminar con rapidez para evitar graves consecuencias. Por eso, revisa los pimpollos florales y el reverso de las hojas nuevas.

Las plagas de otoño
Si tus cultivos son orgánicos o ecológicos no podrás usar agroquímicos y deberás permitir la presencia de ciertos insectos, como las avispas, que se alimentan de pulgones y mantienen un equilibrio entre las plagas del jardín. Otra manera de eliminar a estos incómodos huéspedes es con agua jabonosa, siempre y cuando solo haya una planta afectada.

Los caracoles, las babosas rojas o negras y los limacos grises también pueden acabar con tus cultivos. Lo mejor que puedes hacer es instalar cebos de lechuga hervida en el terreno para retirarla por la noche, cuando está lleno de estos gasterópodos.

Por último ten cuidado con la roya (phragmidium subcorticium), que aparece como manchas herrumbrosas en las hojas debilitando a los vegetales y siendo muy difícil de erradicar. Por eso, lo mejor son los tratamientos preventivos con fungicidas