Las plagas en los arbustos
Los arbustos y las plantas trepadoras son excelentes opciones para tu jardín ya que pueden darle mucha vida y conseguirás un ambiente mucho más bonito. Además de los cuidados necesarios, también tienes que tener en cuenta las plagas que pueden afectarles para poder actuar en cuanto aparezcan.

Hoy te dejaré algunas de las plagas de los arbustos para que sepas cómo detectarlas y cómo actuar contra ellas para eliminarlas. Toma nota:

– Cochinillas: Se caracterizan por tener una especie de escudo protector que es de colores y clavan su pico en las hojas para chupar la savia, lo que provoca que las hojas pierdan color y se vuelvan amarillentas, cayéndose al poco tiempo. Cuando las veas, quítalas con un algodón con alcohol y pulveriza con un insecticida anti-cochinillas.

– Pulgones: Absorben la savia y deforman tanto las hojas como los brotes. Pueden ser de color verde, marrón, amarillo o negro y si el ataque ha sido débil puedes regar con agua jabonosa, mientras que si ha sido más grabe lo mejor es aplicar insecticida para eliminarlos.

– Mosca blanca: Son pequeñas moscas blancas que se quedan en el envés de las hojas y que salen volando si las agitas. Cuando pican las hojas les hacen mucho daño y se decoloran hasta ponerse amarillentas.

– Trips: Son insectos muy pequeños que pican las hojas y hacen que pierdan color y después se caigan, atacando especialmente a las flores. Utiliza un insecticida específico para librarte de ellos.

– Araña roja: Apenas se aprecian a simple vista pero si te fijas bien y de cerca pueden verse. Las hojas se vuelven amarillas, se resecan y se caen. A veces pueden hacer telarañas y es una plaga típica del verano ya que aparecen en climas secos y calurosos. Pulveriza el envés de las hojas con un acaricida ya que es donde suelen juntarse.

– Gusanos de suelo: Las larvas de estos gusanos viven en el suelo y se comen las raíces de muchísimos arbustos, además de atacar también a bulbos y tubérculos. Las hojas se vuelven amarillentas y se marchitan, así que examina las raíces para comprobar que están bien.