Las plantas de interior y las temperaturas
Gran parte de los hogares tienen más de una planta de interior, cosa muy positiva para que fluya la energía Chi como diría la doctrina del Feng-Shui. Pero no es de esto de lo que queríamos hablarte, sino de cómo mantener estas plantas de interior saludables y en las condiciones de temperatura adecuadas.

Este es uno de los principales factores para que la planta se encuentre sana y cuidada, pues es una de las cuestiones que más pueden afectarle.

Cuando la planta entra por primera vez en casa debes tener en cuenta que tendrá todo un proceso de adaptación al hogar que quizá lo desestabilice un poco; en general, sin embargo, las plantas de interior deben estar a una temperatura media de unos 15 grados. Las plantas que crecen directamente en casa no tendrán proceso de adaptación, pero si una temperatura promedio como la mencionada.

Los interiores suelen utilizar la calefacción en invierno, lo que puede perjudicar gravemente la salud de nuestras plantas. Por eso, debes intentar ubicarlas lo más lejos de las zonas en las que puedan sufrir un exceso de calor que las deshidrate y en las que pueda mantenerse más fresca de forma natural.

Las habitaciones muy calurosas (con calefacción o sin ella) pueden hacer que tu planta no se desarrolle con normalidad o que simplemente no pueda hacerlo, por lo que piensa cuidadosamente en el tipo de planta y en la ubicación más adecuada para ella antes de comprarla.

Procura no hidratarlas con una regadera de manera que la planta tenga un exceso de agua. Lo mejor es dosificar el agua sobre sus hojas con un pulverizador que las mantendrá húmedas sin ahogarlas. Tampoco debes olvidar, sin embargo, echar agua sobre la tierra de forma moderada.

Ten en cuenta que estos consejos se dirigen a todas las plantas de interior en general, pero cada una de ellas es distinta y puede tener unas necesidades distintas. Analízalas e infórmate siempre antes de actuar.