Las plantas más apestosas del mundo
Estamos acostumbrados a que las plantas huelan bien. Es más, en ocasiones nos hacemos con algunas especies exclusivamente por su aroma. Lo cierto es que la mayoría de las flores tienen olores agradables, aunque hay un grupo de plantas que huelen fatal. ¿El motivo? Al parecer, el olor nauseabundo es necesario para atraer a los insectos polinizadores con mayor facilidad.

Además de tener un olor de lo más apestosos, estas plantas suelen caracterizarse por ser de gran tamaño. Una de las más conocidas es la amorphophallus titanum, que puede llegar a medir 6 metros y sus flores pueden alcanzar los dos metros. El olor es absolutamente desagradable, parecido al de un animal en descomposición: una mezcla entre heces y carne podrida. Hace muy poco se encontró en Madagascar una planta de este mismo grupo y muy parecida a la anterior, incluyendo el olor, aunque más pequeña, llamada amorphophallus perrieri.

Las plantas más apestosas del mundo
Otra de las plantas que huele fatal es la hydnora africana, que además sirve de cárcel a sus polinizadores. Se trata de una especie sin clorofila nativa del sur de África. La planta crece bajo tierra, a excepción de una flor carnosa que emerge sobre el suelo y emite un olor de heces para también atraer a sus polinizadores naturales.

Las plantas más apestosas del mundo
Tampoco es nada agradable el olor de la orbea variegata. Se trata de una planta perteneciente a las asclepiadaceas, con los tallos carnosos y lisos. Sin embargo, su peculiaridad reside en que desprende un olor francamente desagradable y fuerte.

Las plantas más apestosas del mundo
Por último, queremos hablar de la rafflesia, un género de plantas parásitas fanerógamas, que contiene varias especies y suele crecer en ambientes de mucha humedad. Las flores huelen a carne en mal estado y, generalmente, su fruto es comido por musarañas arborícolas y animales del bosque.

Las plantas más apestosas del mundo
¡Suerte que a través de la pantalla no se puede oler!