¿Las plantas sufren dolor?
No hace muchos días intentamos poner respuesta a una de las preguntas que posiblemente te hayas hecho alguna vez: ¿por qué huelen las flores? Hoy queremos intentar contestar a otra cuestión que ronda por la cabeza de muchos.

Si te has preguntado alguna vez si las plantas sufren, hoy vas a salir de dudas. Para poder experimentar sensaciones o estados mentales, es condición necesaria poseer un sistema nervioso que permita el procesamiento de la información. Las plantas no disponen de células especializadas en el procesamiento rápido de información que permita una respuesta plástica a su entorno. Por tanto, la diferencia fundamental entre los animales y las plantas a nivel psicológico es que las segundas no tienen una “percepción mental” de su vida, es decir, nosotros somos conscientes de estar vivos, experimentamos la vida sufriendo y disfrutando. Sin embargo, las plantas no perciben su propia existencia.

¿Las plantas sufren dolor?
La capacidad para sentir dolor es una característica seleccionada por la evolución para que los animales podamos huir de posibles peligros. Se trata de un estado o sensación psicológica desagradable, una forma de sufrimiento que tiene una gran utilidad para la supervivencia animal. Tener la capacidad de percibir el entorno y de experimentar sensaciones es una estrategia adoptada por los animales que les permite reaccionar ante fuentes de daño y peligro que amenacen su supervivencia. En cambio, a las plantas este mecanismo de alarma les sería innecesario e, incluso, muy perjudicial, ya que sentirán dolor sin poder huir. Por tanto, su estrategia de supervivencia es completamente distinta y no requiere de capacidad para sufrir.

A pesar de estos argumentos que parecen tan rotundos, hay quienes afirman que las plantas sienten debido a unos experimentos en los que éstas reaccionaban ante estímulos externos. Sin embargo, lo más lógico es que se trate del resultado de procesos químicos y hormonales que nada tienen que ver con la capacidad de sentir.