Lavanda en el jardín
La lavanda es un arbusto típicamente mediterráneo, que puede llegar a alcanzar un tamaño cercano al metro y medio o incluso más en ejemplares muy viejos.

Unas matas de lavanda alegrarán cualquier parte de nuestro jardín. Podemos colocarlas en medio del césped, donde darán una nota de volumen y de colorido. También quedan fenomenales en parterres y en jardineras, en zonas de rocalla… y sirven asimismo para la formación de bonitos setos, puesto que se pueden podar.

La lavanda es una planta aromática y campestre, con lo cual quiero decir que es excepcionalmente resistente. Aguanta muy bien la sequía, incluso en zonas con régimen de precipitaciones de 300 mm anuales (que viene a ser una zona como la Andalucía más seca), aunque siempre le irá bien que se la riegue, claro está, pero siempre sin encharcarla. Un riego cada quince días incluso en verano puede ser suficiente. De todas formas, he visto crecer enormes lavandas en climas húmedos de montaña y estaban preciosas.

Prefiere los suelos calcáreos; en suelos muy ricos no producirá tanto aceite esencial, aunque crecerá mucho más. En cuanto al clima, aguanta tanto el calor como el frío; he visto lavandas aguantando temperaturas de menos de 15 grados bajo cero.

Como planta silvestre que es, la lavanda no tiene problemas de plagas. Es más, se usa como repelente de insectos, secando sus flores formando ramitos y colocándolos en habitaciones. Otro insecticida a base de lavanda es el que se obtiene por maceración de las flores en agua durante unos dos días; posteriormente se le añade un poco de alcohol como conservante. Estos insecticidas son válidos para moscas, mosquitos, ácaros… aunque no para abejas y avispas.

La lavanda florece durante la primavera y el verano. Es frecuente ver revoloteando abejas entre sus flores, con cuyo néctar elaborarán la tan preciada miel de espliego. Hay que ir cortando las flores a medida que se vayan secando, ya que si no se hace la mata se ve como de color grisáceo y además se le resta vigor para que siga floreciendo.