Lithops, unas originales plantas con forma de piedra
¿Conoces las lithops? Pues, aunque no lo parezcan, son plantas. Llamadas también piedras vivas o plantas piedras, son originarias de África y pertenecen a la familia Aizoaceae, que comprende un grupo muy vasto de plantas crasas perennes. Estas plantas son una auténtica obra maestra de adaptación a la vida extrema, maquinando toda una serie de mecanismos adecuados a la supervivencia en las zonas desérticas.

Como puedes comprobar, se trata de una curiosa planta con forma de piedra de hojas acopladas y divididas por una fisura central por la que crecen flores. Normalmente cuentan con una altura de unos 5 cm y tienen un anchura de 8 como máximo.

Lithops, unas originales plantas con forma de piedra

Hojas y flores

Sus hojas pueden ser verdes, rosas o violetas y muchas están manchadas o punteadas. Sus flores, de color blanco o amarillo, tienen unos 3 cm de diámetro y cuentan con varios pétalos estrechos y perfumados. Aparecen durante el otoño e, incluso al comienzo del invierno.

Lithops, unas originales plantas con forma de piedra

Cuidados básicos

Como son plantas de crecimiento lento, pueden conservarse en la misma maceta durante 10 o 20 años en el interior de las casas, pero es mejor no ponerlas en el exterior, ya que no les viene bien ni la lluvia ni el sol. Lo mejor es ponerlas en semi-sombra recibiendo la luz solar directamente durante unas 7 horas al día. Si quieres cultivarlas, necesitarás macetas grandes con sustrato a base de urba, sustrato vegetal y con un 60% de arena gruesa silícea. En invierno deberás dejar de regarlas y en verano lo mejor es hacerlo moderadamente, excepto cuando haga más de 40º C. De hecho, al ser un cactus, es importante no regar demasiado la planta para que no se muera.