Todo lo que debes saber sobre la parra virgen
La parra virgen a la igual que la famosa hiedra es una planta del tipo enredadera y trepadora, por lo que es ideal para ponerla en las fachadas de las casas. Durante los meses de otoño, sus hojas se transforman en un rojo escarlata que la hacen visualmente espectacular y bastante llamativa.

Si quieres saber algo más sobre esta maravillosa planta, no pierdas detalle de sus características y los cuidados que necesita a diario para estar totalmente espléndida.

Parthenocissus quinquefolia o parra virgen

Son varias las especies que hay de la planta “Parthenocissus“ aunque la más conocida y popular por todos es la parra virgen o Parthenocissus quinquefolia. Como ya he comentado anteriormente, se trata de una planta trepadora, que sólo puede necesitar ayuda al principio con una pequeña caña que le ayude a mantenerse firme en la fachada en cuestión. Puede cubrir toda la fachada de la casa sin dificultad alguna y puede llegar a alcanzar los 15 metros de longitud. La gran ventaja que tiene con respecto a la hiedra es que la parra virgen puede crecer y crecer sin causar ningún tipo de daño o deterioro en la construcción.

La parra virgen es originaria de toda la zona de Norteamérica y es por ello que se le conoce con el nombre de enredadera de Virginia o viña del Canadá. Lo que más llama la atención de esta planta además del color, son sus hojas compuestas. Las mismas están divididas en cinco foliolos alargados y con los bordes serrados.

Todo lo que debes saber sobre la parra virgen

Cuidados de la parra virgen

Uno de los grandes puntos positivos de este tipo de planta es que es bastante resistente a los cambios meteorológicos por lo que se adapta perfectamente tanto al frío como al calor. Aunque prefiere los ambientes frescos y sombríos, puede tolerar sin problemas las altas temperaturas, por lo que puedes disfrutar de esta planta durante los meses de verano sin que se vea seriamente perjudicada en su desarrollo.

En cuanto a sus cuidados a diario, la parra virgen necesita algo de humedad en el suelo a la hora de crecer y un riego continuo durante los meses de verano. En relación con el riego debes recordar que un exceso de agua diaria, puede llegar a dañar seriamente algunos tipos de plantas como es el caso de la parra virgen. En cuanto a la poda de la planta, sólo es necesaria la misma cuando haya crecido en exceso y quieras mantener un control sobre la misma. Otro aspecto importante y bastante favorable en relación con la parra virgen es que no suele padecer ni sufrir ningún tipo de enfermedad ni plaga. Si recibe de forma habitual los cuidados necesarios, no tendrás ningún problema en relación a su crecimiento y desarrollo.

Si quieres conseguir que la planta se reproduzca sin problemas, puedes optar por el famoso esqueje durante los meses de verano y otoño. Si quieres ver la fachada de tu casa totalmente cubierta por la maravillosa parra virgen,debes tener bastante paciencia ya que irá creciendo poco a poco. Si sigues todos los consejos que te he dado, la parra virgen irá ocupando toda la fachada de tu casa y aumentando poco a poco en longitud. Se trata de una especie trepadora que requiere algo de tiempo para poder crecer, pero el resultado final es sencillamente maravilloso y espectacular.

Espero que hayas tomado buena nota de todas los consejos y pautas a seguir y te animes a plantar una maravillosa Parthenocissus quinquefolia o parra virgen en la fachada de tu casa.Recuerda que los meses de otoño son los mejores para disfrutar del espectacular color rojo de todas sus hojas.