Los estilos de jardín
El diseño de un jardín se puede considerar como un arte. Debemos elegir los materiales, la distribución de los espacios o el tipo de plantas, pero especialmente tenemos que tener une estilo muy claro. Podemos optar por los clásicos, románticos, innovadores o eclécticos. Con el paso del tiempo, los jardines han pasado de ser lugares místicos y religiosos, a convertirse en un lugar de disfrute y relax.

- Jardín árabe. Se caracteriza por formas geométricas repletas de simbolismos, diseñado en espacios cerrados donde el agua, presente en fuentes, surtidores, estanques y acequias, es el elemento decorativo más común. También se emplea el uso de azulejos y cerámicas de colores vivos en bancos y estanques. Las especies vegetales más utilizadas son el ciprés, el naranjo, el limonero, la lavanda, los malvones y los geranios.

- Jardín japonés. El jardín es un lugar vinculado a la cultura japonesa. Está relacionado con parques, zonas verdes, templos o palacios, pero también con el hogar tradicional, aunque sea reducido. Formando un jardín cerrado para crear un espacio aislado del exterior donde las cercas de madera, brezos o arbustos se convierten en elementos fundamentales. Una curiosidad de estos jardines es que deben tener varias rocas colocadas en alguna parte para simbolizar montañas o islas, las preferibles son los basaltos, oscuros y llamativos. Alrededor de las piedras se coloca arena o grava blanca. Con un rastrillo se crean ondulaciones a modo de corrientes de agua, creando un efecto zen japonés muy hermoso. Entre la vegetación se prefiere el bambú, los rododendros, azaleas, lirios, crisantemos, viñas ornamentales o cerezos.

- Jardín francés. Puramente geométrico y acotado. Destaca por poseer un orden decorativo casi perfecto donde las flores y los setos tienen un gran protagonismo. En cuanto a las plantas, se optaremos por el cedro, la azalea o el ficus benjamín. Entre los ornamentos no naturales destacan fuentes, esculturas, estanques y pérgolas, todas ellas adquieren una gran relevancia. Respecto al césped, a pesar de que ocupa un lugar secundario, debemos mantenerlo bien cuidado. Los senderos se hacen con gravilla, están bordeados con otros árboles con copa recortable. Este tipo de jardín emplea una gran variedad de especies por lo general caducas como por ejemplo: los castaños de indias, olmos, álamos, robles, tilos, abedules y abetos. Los arbustos más habituales son el boj y el tejo, recortados de forma regular e irregular, armando figuras o simples setos.

- Jardín inglés. Completamente irregular con caminos extraños y vegetación desordenada que crea una imagen natural muy bonita. Destaca la presencia de arbustos y maleza. Los elementos arquitectónicos se centra en rocas, estatuas y bancos formando parte de la decoración. Los itinerarios no se señalan debido a las irregularidades del terreno. Si hablamos de flores, las rosas y clemátides combinan con tapices florales y laberintos vegetales.