Los gusanos de las manzanas
Lo más común y lo peor que le puede pasar a los manzanos que tengamos en nuestro huerto o jardín es que los frutos sean atacados por gusanos. Es fácil que esto suceda, pues esta plaga está extendida por todo el mundo. También ataca a los perales.

Estos gusanos se llaman taladros o barrenos y son la larva de una pequeña mariposa, la “Cydia pomonella L.”. Esta mariposa pone sus huevos en las hojas de los manzanos, sobre ellas; cada mariposa puede llegar a poner 50 huevos al día, que se abren más o menos en una semana. Posteriormente, ya hacia el mes de junio, nace la larva, la cual se desplaza desde la hoja hasta el interior del fruto y allí permanece alimentándose de él, por lo cual la manzana estará comida por dentro y llena de excrementos; por fuera presentará agujeros.

En la manzana, las larvas permanecen unas cuatro semanas; a partir de ahí salen del fruto y se descuelgan hasta el suelo por un hilo de seda o se quedan en la corteza del árbol. Es entonces cuando pasan al estado de pupa; así permanecerán durante todo el invierno, realizando el proceso de metamorfosis, hasta que en mayo salga la mariposa del capullo y empiece el ciclo de nuevo. En ocasiones, el capullo eclosiona en agosto, con lo cual habrá una segunda generación de mariposas ese año.

Para controlar esta plaga, lo más fácil es, evidentemente, aplicar insecticidas. Pero podemos aplicar también algún remedio ecológico, como ir eliminando sistemáticamente las manzanas podridas para después dárselas al ganado o quemarlas, o también aplicar trampas de feromonas, para atrapar las mariposas y esterilizarlas con un producto adecuado (bueno, este remedio no es del todo ecológico, pero al menos las manzanas no quedan afectadas por los pesticidas). Otro remedio es quitar la corteza a los árboles viejos, para que así no puedan refugiarse las pupas.