Los helechos son plantas sin flores ni semillas
Los helechos son plantas vivaces, provienen de zonas tropicales y ecuatoriales algo húmedas, pero también de algunas regiones con clima mediterráneo. Para un buen desarrollo, se deben resguardar de la luz solar pero tampoco les conviene la sombra. Son vegetales que se caracterizan por tener unas hojas estrechas, un tallo subterráneo y una curiosa reproducción mediante receptáculos que permiten la multiplicación de la especie. El tallo de estas plantas dura solamente doce meses, pero mantiene partes subterráneas de las que vuelven a brotar tallos nuevos al año próximo, además se pueden cultivar tanto en interior como en exterior.

Existen diferentes variedades, las cuales provienen de bosques o matorrales de zonas lluviosas con terrenos pobres de las regiones tropicales y ecuatoriales. Para su cultivo óptimo, se deben esconder del sol intenso y mantenerse en una temperatura ambiental entre 12°C y 18°C. Por otra parte, el sustrato debe tener un grado de humedad moderado, por lo que requiere una elevada capacidad para almacenar agua, por ejemplo puede servir una base de mantillo, turba con tierra suelta y porosa.

Las preferencias de riego no son muchas, pues si es abundante el compost puede saturarse, los frondes se vuelven marrones y la planta muere. Lo recomendable es vaporizar sus hojas un par de veces al día, especialmente si el clima es cálido. Una de las plagas más comunes de los son las cochinillas, son pequeños insectos que atacan a las plantas deformando su estructura y dejándola pegajosa. Otro enemigo del helecho es el nematodo foliar que se localiza fácilmente porque el planta se torna de color pardo rojizo.

Ciertas bacterias pueden llegar a atacar las plantas más jóvenes. Algunos virus causan importantes deformaciones foliares. Mientras que otros enemigos pueden causar manchas necróticas foliares en forma de anillos. Entre los helechos más aconsejables tanto para nuestro jardín como para el interior de nuestro hogar son las siguientes especies: Lengua de ciervo (Phyllintis scolopendrium), Cuerno de alce (Platycerium bifurcatum), Blecno (Blechnum gibbum), Culantrillo (Adiantum capillus) y Nido de ave (Asplenium nidos).